Medicamentos

MUS-TC - Laboratorio Interpharma

Laboratorio Interpharma Medicamento / Fármaco MUS-TC

Composición.

Cada comprimido recubierto contiene: claritromicina 500 mg. Excipientes: croscarmelosa sódica, almidón pregelatinizado, celulosa microcristalina, dióxido silicio coloidal, polividona K-30, ácido esteárico, estearato de magnesio, talco, hipromelosa, dióxido de titanio, triacetina.

Indicaciones.

Tratamiento de infecciones debidas a organismos sensibles. Tales infecciones incluyen: infecciones del tracto respiratorio inferior y superior. Infecciones de la piel y tejidos blandos. Infecciones micobacterianas localizadas o diseminadas debidas a Mycobacterium avium o M. intracellulare. M. fortuitum o M. kansasii. Para la prevención de infección compleja por Mycobacterium avium en pacientes infectados por VIH con conteo linfocitario CD4 menor o igual a 100/mm3. Para la erradicación de Helicobacter pylori.

Dosificación.

La administración es por vía oral. Adultos y niños mayores de 12 años de edad: 250 mg dos veces al día hasta 500 mg dos veces al día en caso necesario en infecciones severas durante 7 a 14 días. Niños de 12 años de edad o menores: la dosis usual recomendada es 15 mg/kg/día dividido 2 veces al día por 10 días. Erradicación de H. pylori para reducir el riesgo de recurrencias de úlceras duodenales: triple terapia: claritromicina/lanzoprazol/amoxicilina. La dosis recomendada de claritromicina en adultos es 500 mg en conjunto con 30 mg de lanzoprazol y 1000 mg de amoxicilina, dos veces al día (cada 12 horas) por 10 o 14 días; triple terapia: claritromicina/omeprazol/amoxicilina: La dosis recomendada de claritromicina en adultos es 500 mg en conjunto con 20 mg de omeprazol y 1000 mg de amoxicilina, dos veces al día (cada 12 horas) por 10 días. Terapia dual: claritromicina/omeprazol: la dosis recomendada de claritromicina en adultos es 500 mg tres veces al día (cada 8 horas), en conjunto con 40 mg de omeprazol diarios por 14 días, seguido de 20 ó 40 mg diarios de omeprazol por un adicional de 14 días. Infecciones por micobacterias: profilaxis: la dosis recomendada de claritromicina en la prevención de la diseminación de la enfermedad del complejo Mycobacterium avium es 500 mg 2 veces al día. En niños, la dosis recomendada es de 7,5 mg/kg dos veces al día, hasta un máximo de 500 mg dos veces al día. Tratamiento: Claritromicina es recomendado como el agente primario para el tratamiento de infección diseminada del complejo Mycobacterium avium (MAC). Claritromicina deberá ser utilizado en combinación con otros agentes antimicobacterianos que han demostrado actividad in vitro contra MAC o demostrado algún beneficio clínico en el tratamiento de MAC.En adultos, la dosis recomendada en infecciones micobacterianas es de 500 mg 2 veces al día. Si no se observa respuesta clínica o bacteriológica en 3 o 4 semanas de tratamiento, la dosis puede aumentar a 100 mg dos veces al día, si bien esta dosis se asocia a frecuentes efectos adversos gastrointestinales. En niños, la dosis recomendada es de 7,5 mg/Kg dos veces al día, hasta un máximo de 500 mg dos veces al día. La terapia con claritromicina deberá continuar de por vida si se observa mejoría clínica o micobacteriana. Posología en disfunción renal o hepática: Claritromicina puede ser administrado sin ajuste de dosis en la presencia de insuficiencia hepática si existe una función renal normal. Sin embargo, en la presencia de insuficiencia renal severa /depuración de creatinina < 30 mL/min), con o sin coexistencia de insuficiencia hepática, la dosis deberá ser la mitad o el intervalo de la dosis duplicado. La duración del tratamiento no deberá exceder los 14 días. Claritromicina puede ser tomada con o sin comidas.

Contraindicaciones.

En pacientes con hipersensibilidad conocida a claritromicina, eritromicina, azitromicina o roxitromicina o algún otro antibiótico tipo macrólido o a alguno de los excipientes de la formulación. En pacientes que reciben terapia de terfenadrina y que tengan anormalidades cardíacas preexistentes o desórdenes electrolíticos.

Reacciones adversas.

Existen efectos que se presentan rara vez, pero son severos por lo que el paciente debe consultar rápidamente a un médico: colitis, toxicidad al hígado que se presenta con fiebre, náuseas, vómitos, color amarillo en la piel u ojos; reacción alérgica que se presenta con inflamación de los labios, lengua, cara y garganta, dificultad para respirar, rash. Pueden presentarse desórdenes de coagulación que se observa con inusuales hemorragias o aparición de moretones; confusión o cambio en el comportamiento, ritmo irregular del corazón. Las reacciones adversas más temidas son las de hepatotoxicidad, pero en realidad son poco frecuentes, aparecen después de 10 a 20 días de tratamiento, comienzan con náuseas, vómitos y dolores abdominales y posteriormente ictericia con alteración de las pruebas que exploran la función hepática. Se produce una hepatitis colestásica caracterizada histológicamente por estasis biliar, infiltración periportal y necrosis hepática. De forma general todas las manifestaciones desaparecen después de suprimir el fármaco. También podrían presentarse reacciones gastrointestinales (náuseas, vómitos, diarreas, molestias epigástricas, colitis membranosa), alergias, fiebre, exantema, flebitis. Los efectos más comunes reportados en un estudio clínico con Claritromicina fueron: náusea (3,8%, diarrea (3%), dolor abdominal (1,9%) y dolor de cabeza (1,7%). Otros efectos: pueden presentarse otros efectos que habitualmente no necesitan atención médica, los cuales pueden desaparecer durante el tratamiento, a medida que su cuerpo se adapta al medicamento. Sin embargo, consulte a su médico si cualquiera de estos efectos persisten o se intensifican: dolor abdominal, náuseas, diarrea leve, alteraciones del sabor.

Precauciones.

Algunos estudios muestran intolerancia a altas dosis de claritromicina por parte de pacientes mayores. Ajustar dosificación en caso de insuficiencia renal, por riesgo de acumulación del metabolito 14-OH-claritromicina. En indicaciones en las cuales el metabolito puede ser un elemento necesario para la actividad antimicrobiana de claritromicina, parece prudente ser cauteloso en el uso de Claritromicina en pacientes con insuficiencia hepática moderada a grave, debido a una menor producción de hidroxiclaritromicina (HC). Claritromicina no debe ser usada en mujeres embarazadas excepto en circunstancias en que no haya otro tratamiento clínico alternativo. Si es administrado en el embarazo, el paciente debe ser informado del peligro potencial para el feto. Embarazo: Claritromicina no debe utilizarse durante el embarazo. No hay estudios adecuados ni bien controlados en las mujeres embarazadas. Si ocurriera un embarazo mientras se ingiere este medicamento, la paciente deberá ser informada del efecto potencialmente dañino para el feto. Manejo de vehículos: Reacciones al medicamento pueden variar de persona en persona y puede perjudicar la habilidad para manejar y operar maquinaria. Esto se aplica particularmente al inicio del tratamiento, al cambiar de medicamento y en combinación con alcohol. Lactancia: este medicamento pasa a la leche materna y puede afectar al lactante. Converse con su médico la conveniencia de seguir el tratamiento o dejar de amamantar. Lactantes y niños: debido a que muchos fármacos se excretan en la leche humana, se debe tener precaución cuando se administra claritromicina a mujeres en período de lactancia. Se sabe que la claritromicina se excreta en la leche de los animales y que otros fármacos de esta clase se excretan en la leche humana. La seguridad y eficacia de la claritromicina en pacientes pediátricos menores de 6 meses de edad no ha sido establecida. El uso de este medicamento en niños debe ser previa consulta a su pediatra. Este medicamento no tiene demostrada su seguridad en niños menores de 6 meses. Precauciones especiales: Si después de unos días sus síntomas no mejoran o empeoran, debe consultar con su médico. No usar este producto después de la fecha de vencimiento indicada en el envase. Uso prolongado: El uso prolongado puede provocarle aparición de infecciones causadas por microorganismos que no son sensibles a claritromicina, por lo que sólo debe utilizar el medicamento por el período de tiempo indicado por su médico, respetando los horarios y las dosis.

Interacciones.

Existe una interacción medicamentosa grave entre la carbamazepina y la claritromicina. Si es posible, debe evitarse el uso de claritromicina en pacientes que toman Carbamazepina. Ambas son metabolizadas por las enzimas del citocromo P450, especialmente CYP34A, por lo que tiene la tendencia a inhibir el metabolismo de la carbamazepina. Con cisaprida y terfenadina puede presentar sinergia en la toxicidad cardíaca. También se ha comprobado un incremento en la toxicidad con ciclosporina. Warfarina: aumenta su efecto anticoagulante por mecanismo desconocido. Carbamazepina, metilprednisolona y ciclosporina: inhiben el metabolismo hepático de los macrólidos, por lo que deben disminuirse las dosis cuando se combine su uso con estos medicamentos; Claritromicina: ha sido asociada a toxicidad con digoxina. En un estudio en voluntarios sanos, la coadministración de claritromicina con digoxina oral resultó en un aumento 1,7 veces mayor en al AUC24de digoxina y una reducción del clearance renal nanoglomerular de digoxina. Es muy recomendable evitar el uso combinado de digoxina con claritromicina y monitorizar las concentraciones de digoxina, estrechamente en situaciones en las que la combinación no se puede evitar. Teofilina: disminuye la depuración, por lo que deben utilizarse dosis inferiores. La administración concomitante de claritromicina con ergotamina o dihidroergotamina está contraindicada por el riesgo de toxicidad aguda por ergotamina. Otros medicamentos, tales como las benzodiazepinas (por ejemplo, triazolam, midazolam, alprazolam), inhibidores de la HMG-CoA reductasa (por ejemplo, lovastatina, simvastatina, atorvastatina), clase 1A agentes antiarrítmicos (por ejemplo, quinidina, disopiramida), teofilina, colchicina, carbamazepina, warfarina, sildenafil, y ciclosporina debe utilizarse con precaución cuando se administra con claritromicina. 500 mg de claritromicina cada 8 horas se administraron en combinación con 40 mg diarios de omeprazol a sujetos adultos sanos. La concentración plasmática en estado estacionario de omeprazol aumentó (Cmax, AUC0-24y t ½ tuvieron incrementos del 30%, 89% y 34%, respectivamente), con la administración concomitante de claritromicina. El promedio de pH gástrico, de 24 horas, fue de 5,2 cuando se administró omeprazol solo y 5,7 cuando se coadministró con claritromicina. Claritromicina aumenta la concentración media en estado estacionario de teofilina de 86 a 102 Pumol por litro. Se concluyó que la administración concurrente no es un contraindicación absoluta, pero se debe tener cuidado en aquellos pacientes con concentraciones en el intervalo terapéutico superior o en aquellos que son sensibles a las fluctuaciones menores en los niveles de teofilina. De los 3.437 pacientes involucrados en fases II-III de los ensayos de la claritromicina, el 18% recibieron una o más medicaciones concomitantes (no incluidos) cuyo metabolismo oxidativo puede haber sido afectado por claritromicina. No hubo aumento en la incidencia de los efectos adversos informados en esta población de pacientes, con excepción de las personas que reciben teofilina concomitante, 9 de 492 de estos pacientes con otros medicamentos tenían una leve a moderada interacción con teofilina. La coadministración de claritromicina con ranitidina bismuto citrato resultó en una mayor concentración plasmática de ranitidina (57%). Algunos macrólidos (en menor grado, claritromicina) se metabolizan en el sistema enzimático del citocromo P450, fundamentalmente a través de la isoenzima 3A4. Los metabolitos resultantes de la oxidación forman complejos inactivos con el CYP3A4. La administración conjunta de eritromicina y en menor grado, de claritromicina con alguno de estos fármacos ha de evitarse o bien han de administrarse a dosis más bajas o ajustadas a los controles de concentración sérica. La administración concomitante de claritromicina y quinidina o disopiramida requiere monitoreo de las concentraciones de estos últimos. Se ha informado un caso que implica la interacción con claritromicina. Se produjo arritmia ventricular grave inducida por una marcada prolongación del intervalo QT, es decir, ≥ 600 ms. Este efecto se atribuyó al aumento de las concentraciones séricas de disopiramida, como resultado de la alteración en la depuración del fármaco (metaboliza principalmente a través de CYP 3A4) durante el tratamiento con macrólidos. Torsades de pointes, una arritmia ventricular potencialmente mortal asociada con la prolongación del intervalo QT, puede ocurrir cuando estos inhibidores se administran conjuntamente con terfenadina, astemizol, cisaprida o pimozida. Ritonavir prácticamente inhibió completamente la formación de 14 - (R)-hidroxiclaritromicina. La media del área bajo la curva de concentración plasmática-tiempo (AUC) para claritromicina aumentó en un 77% con ritonavir administrado en forma concomitante, y el tiempo de vida media aumentó de 5 horas a 14 horas. También se observaron aumentos estadísticamente significativos en la concentración plasmática máxima (31%) y la concentración mínima en plasma (182%). El efecto de la administración concomitante de claritromicina en la farmacocinética de ritonavir fue estadísticamente significativo pero pequeño, con un aumento del 12,5% en el AUC y un aumento del 15,3% en la concentración plasmática máxima. La vida media terminal aumentó de 3,47 a 3,87 horas con la administración concomitante de Claritromicina. Un voluntario sano que recibía tratamiento con fluoxetina y nitrazepam, presentó una infección respiratoria que fue tratada con claritromicina, tras lo cual presentó delirio. Se suspendieron los tres medicamentos. El delirio y la psicosis no se repitieron cuando la infección se trató con eritromicina sola o después de reiniciar la terapia de fluoxetina y nitrazepam en las dosis anteriores, en ausencia de antibióticos. El delirio de este hombre es consistente con una intoxicación por fluoxetina, que parece ser el resultado de la inhibición del metabolismo de claritromicina por citocromo P450. No diagnosticada, dicha reacción grave podría dar lugar a graves consecuencias médicas y sociales. Las potenciales interacciones de otros fármacos metabolizados por el citocromo P450 deben ser consideradas por los médicos antes de prescribir claritromicina o cualquier otro antibiótico macrólido. Claritromicina aumenta los niveles plasmáticos de fenitoína, por lo que deben monitorearse los niveles plasmáticos de fenitoína si se administran concomitantemente. Estudios muestran que rifampicina disminuye los niveles plasmáticos de claritromicina por debajo de la concentración mínima inhibitoria requerida para inhibir el 90% del crecimiento de bacterias patógenas, muy probablemente a través de la inhibición de un transportador de la absorción intestinal desconocido. Claritromicina (CAM) y rifampicina (RFP) han sido reconocidos como eficaces agentes antibióticos contra la infección por el complejo Mycobacterium avium (MAC). Los derivados de RFP, incluyendo rifamicina y rifabutina modulan el metabolismo de CAM mediante la inducción de la hepática del citocromo P-450 3A4. Para aclarar el efecto de RFP en el metabolismo de la CAM, se midió la concentración en plasma de CAM y 14-R-hydroxiclaritromicina (M-5), el principal metabolito de la CAM, en 9 pacientes que sufren de infección por MAC antes y después de la adición de RFP. Después de la adición de RFP, la concentración plasmática media de CAM disminuyó significativamente, mientras que la de M-5 no lo hizo. Además, la concentración de CAM + M-5 también disminuyó significativamente. Como M-5 es menos eficaz contra la infección por MAC de CAM, a lo que más atención se debe prestar es a la concentración plasmática de CAM en los pacientes con administración de CAM y RFP de forma concomitante. La administración simultánea de zidovudina y claritromicina parece disminuir los niveles de zidovudina en el suero, y puede ser aconsejable que estos fármacos no se administren al mismo tiempo. Tanto la claritromicina y el itraconazol son sustratos e inhibidores de CYP3A, lo que conduce a una interacción medicamentosa bidireccional. La claritromicina puede aumentar los niveles plasmáticos de itraconazol, mientras que el itraconazol puede aumentar los niveles plasmáticos de claritromicina. Los pacientes que toman itraconazol y claritromicina concomitantemente deben controlarse de cerca para detectar signos o síntomas de efecto farmacológico aumentado o prolongado. Debe considerarse un ajuste de dosis en pacientes ancianos con insuficiencia renal severa. Los cambios en los valores de laboratorio con posible importancia clínica fueron los siguientes: Hepática SGPT elevadas (ALT) < 1%; SGOT (AST) < 1%; GGT < 1%; fosfatasa alcalina < 1%; LDH < 1%; bilirrubina total < 1%. Hematológicas: Disminución de WBC < 1%; elevado tiempo de protrombina 1%, renal: BUN elevado 4%, creatinina sérica < 1% GGT, fosfatasa alcalina, y los datos de tiempo de protrombina son de los estudios en adultos solamente.

Presentación.

Envase con 14 comprimidos recubiertos.

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con MUS-TC .

  • ABACTEN ( Antibioterapia macrólido )
  • ABACTEN FORTE ( Antibioterapia macrólido )
  • ABIOLEX ( Antibiótico bactericida amplio espectro )
  • ABIOLEX DUO ( Antibiótico, Bactericida de amplio espectro, Antimicrobiano )
  • ACANTEX ( Antibiótico de amplio espectro y acción prolongada, para uso parenteral, particularmente activo frente a una gran variedad de microorganismos Grampositivos, Gramnegativos y otros gérmenes patógenos )
  • ACUS ( Antibiótico carbapenémico parenteral )
  • ADROXEF ( Antibiótico cefalosporínico )
  • AMBILAN ( Antibiótico (penicilinoterapia con inhibidor de betalactamasas) )
  • AMBILAN BID ( Antibioterapia (penicilinoterapia con inhibidor de betalactamasas) )
  • AMIKACINA ( Antibioterapia, (Aminoglicosidoterapia) )
4