Medicamentos

LEXOTANIL - Laboratorio Roche

Laboratorio Roche Medicamento / Fármaco LEXOTANIL

Composición.

Principio activo: bromazepam. Comprimidos de 3 mg y 6 mg. Excipientes: Los comprimidos de Lexotanil contienen lactosa. Véase la advertencia sobre la lactosa en Advertencias y precauciones generales. Forma farmacéutica: Comprimidos. Vía de administración; Oral.

Farmacología.

Propiedades farmacodinámicas: Mecanismo de acción: En general las benzodiazepinas actúan como depresores del sistema nervioso central SNC), produciendo depresión a todos los niveles, desde una sedación leve a hipnosis o como dependiendo de la dosis. Aunque el mecanismo de acción preciso aún no está completamente establecido, se cree que aumentan o facilitan la acción del Ácido Gama Aminobutírico (GABA), el mayor neurotransmisor inhibitorio del CNS, a causa de una fuerte unión al receptor GABA tipo A. Propiedades farmacocinéticas: Absorción: La concentración plasmática máxima de bromazepam se alcanza dentro de las 2 horas siguientes a su administración oral. La biodisponibilidad absoluta de los comprimidos (con respecto a la solución intravenosa) es del 60%, y su biodisponibilidad relativa (con respecto a la solución oral), del 100%. Distribución: La unión del bromazepam a las proteínas plasmáticas es del 70%, por término medio. Su volumen de distribución es de 50 litros. Metabolismo: El bromazepam se metaboliza en el hígado. Desde un punto de vista cuantitativo, predominan los metabolitos 3-hidroxi-bromazepam y 2-(2-amino-5-bromo-3-hidroxibenzoil) piridina. Eliminación: La tasa de recuperación urinaria del fármaco original y los glucurónidos 3-hidroxi-bromazepam y 2-(-2-amino-5-bromo-3-hidroxibenzoil) piridina es del 2%, 27% y 40% de respectivamente, de la dosis administrada. La semivida de eliminación del bromazepam es de unas 20 horas, con un aclaramiento plasmático de 40 ml/min. Farmacocinética en poblaciones especiales: Ancianos: La semivida de eliminación puede alargarse en los ancianos (v. Dosificación). Datos preclínicos sobre seguridad: Carcinogenicidad: Los estudios de carcinogenicidad realizados en ratas no han revelado ningún indicio de potencial carcinógeno del bromazepam. Mutagenicidad: Bromazepam no ha sido genotóxico en los ensayos efectuados in vitro e in vivo. Trastornos de la fertilidad: La administración oral diaria de bromazepam no ha tenido ningún efecto sobre la fertilidad y la reproducción de ratas.Teratogenicidad: Cuando se administró bromazepam a ratas preñadas, se observó un aumento de la mortalidad fetal y de la mortinatalidad, así como una reducción de la supervivencia de las crías. En los estudios de embriotoxicidad/teratogenicidad no se ha detectado ningún efecto teratógeno con dosis de hasta 125 mg/kg/día. Tras la administración oral de dosis de hasta 50 mg/kg/día a conejas preñadas se ha observado un descenso ponderal de madres y fetos, así como un aumento de la incidencia de resorciones. Otros efectos: Toxicidad crónica: En los estudios de toxicología de larga duración no se han observado desviaciones de la normalidad, salvo un aumento del peso del hígado. Los exámenes histopatológicos revelaron una hipertrofia hepatocelular centrolobular que se consideró indicativa de inducción enzimática por el bromazepam. Los efectos adversos observados con dosis altas consistían en sedación leve o moderada, ataxia, crisis convulsivas aisladas de breve duración, aumentos ocasionales de la fosfatasa alcalina sérica y un incremento limítrofe de la SGPT (ALT).

Indicaciones.

Ansiedad, tensión psíquica y otros trastornos somáticos o psiquiátricos asociados al síndrome de ansiedad. Las benzodiazepinas están indicadas únicamente cuando el trastorno es grave, incapacitante o provoca una honda ansiedad.

Dosificación.

Dosis habitual: Tratamiento ambulatorio: 1,5-3 mg hasta tres veces al día. Pacientes graves, especialmente los hospitalizados: 6-12 mg dos o tres veces al día. Las dosis indicadas constituyen recomendaciones generales y, por tanto, han de ajustarse individualmente. El tratamiento ambulatorio debe iniciarse con una dosis baja, para aumentarla después progresivamente hasta alcanzar el efecto óptimo. El tratamiento debe ser lo más breve posible. El médico debe volver a ver al paciente periódicamente y reconsiderar en cada ocasión la necesidad de mantener el tratamiento, sobre todo si el paciente está asintomático. Por lo general, la duración global del tratamiento no debe exceder de 8-12 semanas, incluida la fase de retirada gradual de la medicación. En ocasiones puede ser necesario sobrepasar la duración máxima aconsejada; en tales casos, es obligado volver a valorar adecuadamente la situación general del paciente antes de proseguir el tratamiento. Pautas posológicas especiales: Por lo general, Lexotanil no está indicado en los niños, pero si el médico considera conveniente administrarlo, es preciso ajustar la dosis según el peso del niño (0,1-0,3 mg/kg de peso). Tanto los ancianos (v. Farmacocinética en poblaciones especiales) como los pacientes con insuficiencia hepática requieren dosis inferiores a las habituales, dadas las diferencias individuales en la farmacocinética y la respuesta al tratamiento en estos grupos de pacientes.

Contraindicaciones.

Lexotanil no debe administrarse a pacientes con hipersensibilidad a las benzodiazepinas, insuficiencia respiratoria grave, insuficiencia hepática grave -las benzodiazepinas pueden provocar una encefalopatía hepática- o síndrome de apnea del sueño. Además está contraindicado en pacientes con Miastenia gravis y en pacientes que presenten intoxicación alcohólica con depresión de los signos vitales.

Reacciones adversas.

Experiencia tras la comercialización: Trastornos psiquiátricos: Estado confusional, trastorno emocional. Estos efectos secundarios se presentan principalmente al comienzo del tratamiento y suelen desaparecer en el curso del mismo. Ocasionalmente se han notificado trastornos de la libido. Lexotanil se tolera bien en dosis terapéuticas. Se han descrito las siguientes reacciones adversas:fatiga, somnolencia, debilidad muscular, embotamiento emocional, disminución de la vigilancia, confusión, cefalea, mareo, ataxia y diplopía. Estos efectos secundarios se presentan principalmente al comienzo del tratamiento y suelen desaparecer sin necesidad de retirar el medicamento. Ocasionalmente se han descrito también trastornos digestivos, cambio de la libido y reacciones cutáneas. La amnesia anterógrada puede aparecer con dosis terapéuticas, pero el riesgo es mayor con dosis más altas. Los efectos amnésicos pueden acompañarse de una conducta inadecuada. Depresión: Una depresión preexistente puede ponerse de manifiesto durante un tratamiento benzodiazepínico. Con las benzodiazepinas y fármacos similares se han descrito reacciones paradójicas como inquietud, agitación, irritabilidad, agresividad, ideas delirantes, accesos de ira, pesadillas, alucinaciones, psicosis, comportamiento inadecuado y otros efectos adversos conductuales (v. Drogadicción y dependencia). Dado el caso, debe suspenderse la administración. Estas reacciones son más frecuentes en los niños y los ancianos. En ancianos tratados con benzodiazepinas se ha observado un mayor riesgo de caídas y fracturas. Dependencia: El uso crónico -incluso en dosis terapéuticas- puede dar lugar al desarrollo de dependencia física y psíquica: la retirada brusca del tratamiento puede provocar fenómenos de abstinencia o de rebote (v. Advertencias y Drogadicción y dependencia). Se han descrito casos de abuso benzodiazepínico. Trastornos del sistema nervioso: Somnolencia, cefalea, mareos, disminución de la capacidad de atención, ataxia. Estos efectos secundarios se presentan principalmente al comienzo del tratamiento y suelen desaparecer en el curso del mismo. Amnesia anterógrada puede presentarse con dosis terapéuticas, pero el riesgo es mayor con dosis más altas. Los efectos amnésicos pueden dar lugar a conducta inadecuada. Trastornos oculares: Diplopía se presenta casi siempre al comienzo del tratamiento y suele desaparecer en el curso del mismo. Trastornos gastrointestinales: Ocasionalmente se han notificado trastornos gastrointestinales. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Ocasionalmente se han notificado reacciones cutáneas. Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo: Debilidad muscular es un efecto secundario que se presenta en la mayoría de los casos al comienzo del tratamiento y suele desaparecer en el curso del mismo. Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración: Fatiga se presenta casi siempre al comienzo del tratamiento y suele desaparecer en el curso del mismo. Lesiones, intoxicaciones y complicaciones del procedimiento: En ancianos tratados con benzodiazepinas se ha descrito un mayor riesgo de caídas y fracturas. Trastornos respiratorios: Depresión respiratoria. Trastornos cardíacos: Insuficiencia cardíaca, incluido paro cardíaco.

Advertencias.

Amnesia: Las benzodiazepinas pueden provocar amnesia anterógrada. Con dosis terapéuticas puede aparecer amnesia anterógrada (se ha descrito con dosis de 6 mg), pero el riesgo es mayor con dosis más altas. Duración del tratamiento: Al comenzar el tratamiento se debe informar al paciente sobre su duración limitada y explicarle en detalle la reducción progresiva de la dosis. De igual modo, es importante que el paciente sea consciente de que pueden presentarse fenómenos de rebote durante la retirada del medicamento (v Drogadicción y dependencia). Precauciones generales: Uso concomitante de alcohol o depresores del SNC: Evítese la toma concomitante de Lexotanil y alcohol o depresores del SNC. Un uso concomitante tal podría incrementar los efectos clínicos de Lexotanil, incluidos posiblemente sedación grave, así como depresión respiratoria o cardiovascular clínicamente importante (v. Interacciones). Antecedentes de alcoholismo o drogadicción: El uso de Lexotanil en pacientes con antecedentes médicos de alcoholismo o drogadicción exige suma precaución. Al comienzo del tratamiento, el paciente debe acudir periódicamente a revisión, por si fuera necesario reducir la dosis y/o aumentar el intervalo de administración, con el fin de prevenir una posible sobredosis por acumulación. Pueden presentarse síntomas de abstinencia tras la sustitución de una benzodiazepina por otra con una semivida de eliminación más corta, (v. Drogadicción y dependencia). Tolerancia: Con el uso continuado de Lexotanil durante períodos prolongados puede disminuir la respuesta a sus efectos. Las benzodiazepinas no deben emplearse solas en el tratamiento de la depresión o la ansiedad asociada a depresión (tales pacientes podrían correr riesgo de suicidio). No se recomienda el uso de benzodiazepinas para el tratamiento primario de los trastornos psicóticos. Grupos específicos de pacientes: En los pacientes con miastenia grave tratados con Lexotanil es preciso prestar atención a la debilidad muscular preexistente. Se recomienda extremar las precauciones en los pacientes con insuficiencia respiratoria crónica, dado el riesgo de depresión respiratoria. Si la formulación contiene lactosa, los pacientes con problemas hereditarios de intolerancia a la galactosa (la deficiencia de lactasa de los lapones [deficiencia Lapp lactasa] o malabsorción de glucosa-galactosa) no deben tomar este medicamento. Drogadicción y dependencia: Dependencia: Las benzodiazepinas y los fármacos similares pueden inducir la aparición de dependencia física y psíquica (v. Reacciones adversas). El riesgo de dependencia aumenta con la dosis y la duración del tratamiento; también es mayor cuando existen antecedentes de alcoholismo o drogadicción. Abstinencia: Una vez desarrollada dependencia física, la supresión del tratamiento puede acompañarse de síntomas de abstinencia: cefalea, mialgia, ansiedad extrema, tensión, inquietud, confusión e irritabilidad son los posibles síntomas. En los casos graves pueden presentarse los síntomas siguientes: desrealización, despersonalización, hiperacusia, parestesias en las extremidades, hipersensibilidad a la luz, al ruido y al contacto físico, alucinaciones, crisis epilépticas (v. Reacciones adversas). Tras suspender el tratamiento puede presentarse también ansiedad de rebote, un trastorno pasajero consistente en la reaparición con mayor intensidad de los síntomas que motivaron inicialmente el tratamiento con Lexotanil. Este trastorno puede acompañarse de otras reacciones, como cambios del estado de ánimo, ansiedad, trastornos del sueño o inquietud. Dado que el riesgo de fenómenos de abstinencia y de rebote es mayor cuando se suspende bruscamente el tratamiento, se recomienda disminuir la dosis de Lexotanil de forma paulatina. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas:Algunos efectos secundarios, como sedación, amnesia y relajación muscular, pueden afectar de forma adversa a la capacidad para conducir vehículos o utilizar máquinas. Este efecto se potencia si el paciente ha ingerido simultáneamente bebidas alcohólicas.

Interacciones.

El alcohol, como cualquier otra sustancia psicoactiva, puede potenciar la acción de Lexotanil. Debe evitarse la ingestión concomitante de bebidas alcohólicas. La asociación de Lexotanil con otros medicamentos activos en el sistema nervioso (SNC) puede reforzar su efecto sedante central. Entre estos medicamentos se hallan los antidepresivos, hipnóticos, analgésicos opioides, antipsicóticos, ansiolíticos o sedantes, antiepilépticos, antihistamínicos sedante y anestésicos. En el caso de los analgésicos opioides, puede producirse también una potenciación de la euforia, que se traduce en un aumento del riesgo de dependencia psíquica. Interacciones farmacocinéticas: Los fármacos que inhiben determinadas enzimas hepáticas pueden potenciar la actividad de las benzodiazepinas metabolizadas por tales enzimas. Es posible que la administración simultánea de cimetidina prolongue la semivida de eliminación del bromazepam. Interacciones farmacodinámicas: Si Lexotanil se coadministra con un depresor central, incluido el alcohol, puede incrementarse el efecto sobre la sedación, la respiración y la hemodinámica. El alcohol ha de evitarse en los pacientes tratados con Lexotanil (v. Advertencias). Véanse las advertencias acerca de otros depresores del SNC, incluido el alcohol, en Sobredosificación. En el caso de los analgésicos opioides, puede producirse también una potenciación de la euforia, que se traduce en un aumento de la dependencia psíquica. Uso en poblaciones especiales: Embarazo: No se ha determinado aún la seguridad del bromazepam en mujeres embarazadas. La incidencia de reacciones adversas notificadas espontáneamente no es mayor de lo esperado en una población similar sin tratamiento. En varios estudios se ha descrito un posible aumento del riesgo de anomalías congénitas con el uso de tranquilizantes menores (diazepam, meprobamato y clordiazepóxido) durante el primer trimestre del embarazo. El bromazepam debe evitarse durante el embarazo, salvo que no exista otra alternativa toxicológicamente más segura. Si se prescribe este producto a una mujer en edad fértil, se le debe indicar la necesidad de que informe a su médico en el caso de que sospeche que está embarazada o tenga previsto quedarse embaraza, con objeto de considerar la posibilidad de suspender el tratamiento. La administración de Lexotanil en el último trimestre del embarazo o durante el parto sólo está permitida cuando sea absolutamente necesario, toda vez que la acción farmacológica de este medicamento puede provocar en el recién nacido efectos adversos como hipotermia, hipotonía o depresión respiratoria moderada. Además, los recién nacidos de madres que tomaron de forma prolongada benzodiazepinas durante la fase final del embarazo pueden haber desarrollado dependencia física y presentar síntomas de abstinencia después del parto. Parto: Véase Embarazo. Lactancia: Las madres lactantes no deben tomar Lexotanil, ya que las benzodiazepinas pasan a la leche materna. Uso en pediatría: Véase Pautas posológicas especiales. Uso en geriatría: Véase también Pautas posológicas especiales, Reacciones adversas y Farmacocinética en poblaciones especiales. Insuficiencia hepática: Véase Pautas posológicas especiales.

Conservación.

Este medicamento sólo deberá utilizarse hasta la fecha de caducidad, indicada con EXP en el envase.

Sobredosificación.

Síntomas: Las benzodiazepinas suelen causar somnolencia, ataxia, disartria y nistagmo. Una sobredosis de Lexotanil rara vez implica riesgo de muerte si se toma solo este producto, pero puede dar lugar a arreflexia, apnea, hipotensión, depresión cardiorrespiratoria y coma. Cuando se produce, el coma suele durar unas breves horas, pero puede prolongarse y ser cíclico, sobre todo en los ancianos. El efecto depresor respiratorio de las benzodiazepinas es más grave en presencia de una enfermedad respiratoria. Las benzodiazepinas potencian el efecto de otras sustancias depresoras del SNC, el alcohol inclusive. Tratamiento: Se vigilarán las constantes vitales del paciente y se aplicarán las medidas de apoyo que requiera su estado clínico. En particular, los pacientes pueden requerir tratamiento sintomático de los efectos cardiorrespiratorios o centrales. Debe prevenirse que prosiga la absorción aplicando un método adecuado, por ejemplo mediante el tratamiento con carbón activado en el plazo de 1-2 horas. Si se utiliza carbón activado, es absolutamente necesario proteger las vías respiratorias en los pacientes somnolientos. Si se han ingerido varias sustancias, puede considerarse el lavado gástrico, pero no como medida rutinaria. Si la depresión del SNC es intensa, puede considerarse la administración de flumazenil (Lanexat®), antagonista de las benzodiazepinas. Este medicamento sólo debe administrarse bajo estrecha vigilancia del paciente. Dado que su semivida de eliminación es corta (aproximadamente una hora), los pacientes tratados con flumazenil han de mantenerse bajo vigilancia tras la desaparición de su efecto. El flumazenil está contraindicado en presencia de fármacos que reduzcan el umbral epileptógeno (por ejemplo: antidepresivos tricíclicos). Para más información sobre la utilización correcta de este medicamento, véase la información para el prescriptor sobre el flumazenil (Lanexat®).

Presentación.

Comprimidos (ranurados) de 3 mg: envase con 30. Comprimidos (ranurados) de 6 mg: envase con 30.

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con LEXOTANIL .

5