Medicamentos

ALBUNORM 20% - Laboratorio Bago

Laboratorio Bago Medicamento / Fármaco ALBUNORM 20%

Composición.

Albunorm 20% es una solución que contiene 200 g/l de proteínas totales de los cuales al menos 96% es albúmina humana. Un frasco de 50 ml contiene 10 g de albúmina humana. Un frasco de 100 ml contiene 20 g de albúmina humana. Excipientes: Sodio (144-160 mmol/l). Albunorm 20% es una solución hiperoncótica. Lista de excipientes: N-acetil-DL-triptófano. Ácido caprílico. Agua para preparaciones inyectables. Electrolitos: Sodio, Potasio. Forma farmacéutica: Solución para infusión. La solución es un líquido cristalino, ligeramente viscoso; amarillo, ámbar o verde.

Farmacología.

Propiedades farmacodinámicas: Grupo farmacoterapéutico: Sustitutos del plasma y fracciones proteicas plasmáticas. Código ATC: B05AA01. La albúmina humana es cuantitativamente más de la mitad de la proteína total del plasma y representa cerca del 10% de la actividad de síntesis proteica del hígado. Datos físico-químicos: La albúmina humana 200 o 250 g/l tiene un efecto hiperoncótico correspondiente. Las funciones fisiológicas más importantes de la albúmina resultan de su contribución a la presión oncótica de la sangre y a su función transportadora. La albúmina estabiliza el volumen sanguíneo circulante y es un transportador de hormonas, enzimas, medicamentos y toxinas. Propiedades farmacocinéticas: En condiciones normales, el contenido de albúmina total intercambiable es de 4-5 g/kg de peso corporal del cual el 40-45% está presente intravascularmente y el 55-60% se encuentra en el espacio extravascular. La permeabilidad capilar aumentada alterará la cinética de la albúmina y puede producir una distribución anormal en casos tales como quemaduras graves o shock séptico. En condiciones normales, la vida media de la albúmina es alrededor de 19 días. El equilibrio entre la síntesis y degradación se consigue normalmente por retroalimentación. La eliminación es primordialmente intracelular y se debe a las proteasas lisosómicas. En individuos sanos, menos del 10% de la albúmina perfundida abandona el compartimento intravascular durante las 2 primeras horas tras la perfusión. Existe una variabilidad individual considerable en el efecto sobre el volumen plasmático. En algunos pacientes el volumen plasmático puede permanecer aumentado durante algunas horas. Sin embargo, en enfermos críticos, la albúmina puede abandonar el espacio vascular en cantidades notables a una velocidad impredecible. Datos preclínicos sobre seguridad: La albúmina humana es un componente normal del plasma humano y actúa como la albúmina fisiológica. Los ensayos de toxicidad a dosis única en animales son de escasa relevancia y no permiten evaluar la dosis tóxica ni letal, ni la relación dosis/efecto. La realización de ensayos de toxicidad a dosis repetida en modelos animales no es posible por el desarrollo de anticuerpos a la proteína heteróloga. Hasta la fecha, no se han comunicado casos de asociación entre la administración de albúmina humana y toxicidad embrio-fetal, potencial oncogénica o mutagénica. En los modelos animales no se han descrito signos de toxicidad aguda.

Indicaciones.

Restablecimiento y mantenimiento del volumen circulatorio cuando se haya demostrado un déficit de volumen y el uso de un coloide se considere apropiado. La elección de albúmina en vez de un coloide artificial dependerá de la situación clínica del paciente y estará basada en recomendaciones oficiales.

Dosificación.

La concentración de la preparación de albúmina, la posología y la velocidad de perfusión deben ajustarse a las necesidades individuales de cada paciente. Posología: La dosis requerida depende del peso del paciente, la gravedad del traumatismo o la enfermedad, y de las pérdidas continuadas de líquidos y proteínas. Para determinar la dosis requerida deben emplearse las medidas de adecuación del volumen circulante y no los niveles de albúmina plasmática. Si va a administrarse albúmina humana, debe vigilarse con regularidad la función hemodinámica, lo que puede incluir la monitorización de: Presión arterial y frecuencia del pulso. Presión venosa central. Presión de enclavamiento de la arteria pulmonar. Diuresis. Electrolitos. Hematocrito/hemoglobina. Forma de administración: La albúmina humana puede administrarse directamente por vía intravenosa o puede diluirse en una solución isotónica (de glucosa al 5% o 10% y cloruro de sodio al 0,9%). La velocidad de perfusión debe ajustarse de acuerdo con cada circunstancia individual y la indicación. En la plasmaféresis, la velocidad de perfusión debe ajustarse a la velocidad de recambio.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad a las preparaciones de albúmina o a cualquier excipiente.

Reacciones adversas.

En casos raros se producen reacciones leves, como rubor, urticaria, fiebre y náuseas. Normalmente, estas reacciones desaparecen rápidamente cuando la velocidad de perfusión se disminuye o si la perfusión se detiene. En casos muy raros, pueden producirse reacciones graves, como shock. En caso de reacciones graves, la perfusión debe interrumpirse y debe iniciarse un tratamiento adecuado. Se han observado las siguientes reacciones adversas con las soluciones de albúmina humana durante la fase de post-comercialización, y por tanto pueden esperarse de Albunorm 20%.

Para seguridad respecto a agentes trasmisibles, ver Advertencias.

Advertencias.

La sospecha de reacciones alérgicas o de tipo anafiláctico requiere la interrupción inmediata de la perfusión. En caso de shock, deberá emplearse el tratamiento médico habitual. La albúmina debe emplearse con precaución en las afecciones en las que la hipervolemia y sus consecuencias o la hemodilución pudieran representar un riesgo especial para el paciente. Algunos ejemplos de estas condiciones son las siguientes: Insuficiencia cardiaca descompensada. Hipertensión. Várices esofágicas. Edema pulmonar. Diátesis hemorrágica. Anemia grave. Anuria renal y post-renal. En un estudio de seguimiento retrospectivo con pacientes críticos con lesión cerebral por trauma, la reposición de fluidos con albúmina se asoció a una mortalidad mayor que con solución salina. Mientras que los mecanismos subyacentes a esta diferencia observada en la mortalidad no queden claros, debe mantenerse la precaución en el uso de albúmina en pacientes con lesión cerebral grave por traumatismo. El efecto coloidosmótico de 200 o 250 g/l de albúmina humana es aproximadamente el cuádruple al del plasma humano. Por lo tanto, cuando se administra albúmina concentrada, debe tenerse cuidado de asegurar una hidratación adecuada del paciente. Se debe vigilar minuciosamente a los pacientes a fin de evitar la sobrecarga circulatoria y la hiperhidratación. Las soluciones de 200 a 250 g/l de albúmina humana tienen concentraciones relativamente bajas de electrolitos en comparación con las soluciones de 40 a 50 g/l de albúmina humana. Cuando se administra albúmina, debe vigilarse el estado de los electrolitos del paciente (ver Dosificación) y deben tomarse las medidas adecuadas para restablecer o mantener el equilibrio electrolítico. Las soluciones de albúmina no deben diluirse con agua para preparaciones inyectables, ya que ello puede causar hemólisis en los receptores. Si van a reemplazarse volúmenes comparativamente elevados, es necesario controlar la coagulación y el hematocrito. Debe tenerse cuidado de asegurar la sustitución adecuada de los demás componentes de la sangre (factores de la coagulación, electrolitos, plaquetas y eritrocitos). Puede producirse hipervolemia si la posología y la velocidad de perfusión no se ajustan al estado circulatorio del paciente. Ante la aparición de los primeros signos clínicos de sobrecarga cardiovascular (cefalea, disnea, congestión de la vena yugular) o de hipertensión arterial, hipertensión venosa y edema pulmonar, la perfusión debe detenerse inmediatamente. Los datos de uso de Albunorm 20% en niños son limitados, por ello, este medicamento debe ser usado en estos pacientes sólo si el beneficio supera claramente los riesgos potenciales. Este medicamento contiene 7,2-8 mmol/ 14,4-16 mmol de sodio por cada frasco de 50 ml/100 ml de solución de albúmina humana. Esto debe ser tenido en cuenta en los pacientes con una dieta controlada en sodio. Este medicamento contiene un máximo de 1 mmol de potasio en un envase de 100 ml de solución de albúmina humana. Esto debe ser tenido en cuenta en los pacientes con una disminución de la función renal o pacientes con una dieta controlada en potasio. Medidas estándares para prevenir infecciones provocadas por el uso de medicamentos derivados de la sangre o plasma humano, incluyen la selección de los donantes, el cribado de las donaciones individuales y de las mezclas de plasma para marcadores específicos de infecciones y la inclusión de etapas de fabricación eficaces para la inactivación/eliminación de virus. A pesar de ello, cuando se administran medicamentos derivados de sangre o plasma humanos, no se puede excluir totalmente la aparición de enfermedades debidas a la transmisión de agentes infecciosos. Esto también se refiere a la posible transmisión de patógenos de naturaleza desconocida. No hay informes de transmisión de virus con albúmina fabricada, según las especificaciones y procesos establecidos en la Farmacopea Europea. Se recomienda encarecidamente que, cada vez que se administre Albunorm 20% a un paciente, se tome nota del nombre y del número de lote del producto, a fin de mantener un vínculo ente el paciente y el lote del producto.

Interacciones.

No se conocen interacciones de la albúmina humana con otros medicamentos. Embarazo y lactancia: No se ha establecido la seguridad de Albunorm 20% en el embarazo en seres humanos en ensayos clínicos controlados. Sin embargo, la experiencia clínica con albúmina sugiere que no deben esperarse efectos perjudiciales sobre el curso del embarazo, ni sobre el feto o el recién nacido. No se han realizado estudios de reproducción en animales con Albunorm 20%. Sin embargo, la albúmina humana es un constituyente normal de la sangre humana. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: No se han observado efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas.

Incompatibilidades.

La solución de albúmina humana no debe mezclarse con otros medicamentos, sangre entera, concentrado de eritrocitos ni agua para preparaciones inyectables.

Conservación.

No almacenar por encima de 25°C. Conservar en el envase original para protegerlo de la luz. No congelar. Precauciones especiales de eliminación y otras manipulaciones: La albúmina humana puede administrarse directamente por vía intravenosa o también puede diluirse en una solución isotónica (de glucosa al 5% o 10% y cloruro de sodio al 0,9%). Las soluciones de albúmina no deben diluirse con agua para preparaciones inyectables, ya que ello puede causar hemólisis en los receptores. Si se administran grandes volúmenes, el producto debe calentarse a temperatura ambiente o corporal antes de su uso. No deben utilizarse soluciones que estén turbias o que presenten depósitos. Esto puede indicar que la proteína es inestable o que la solución se ha contaminado. Una vez que el recipiente se haya abierto, el contenido deberá utilizarse inmediatamente. La eliminación del medicamento no utilizado se realizará de acuerdo con las normativas locales.

Sobredosificación.

Si la dosis y la velocidad de perfusión intravenosa son muy altas puede producirse hipervolemia. Al primer signo clínico de sobrecarga cardiovascular (dolor de cabeza, disnea, congestión de la vena yugular), o presión sanguínea aumentada, presión venosa central elevada y edema pulmonar debe pararse la perfusión intravenosa inmediatamente y se deben monitorizar cuidadosamente los parámetros hemodinámicos del paciente.

Presentación.

Solución para infusión.

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con ALBUNORM 20% .

4