Medicamentos

OXEMET - Laboratorio Glaxosmithkline

Laboratorio Glaxosmithkline Medicamento / Fármaco OXEMET

Comprimidos recubiertos 500mg

Hipoglucemiante.

Composición.

Comprimidos recubiertos 500 mg de Clorhidrato de Metformina equivalente a 390 mg de Metformina. Lista de excipientes: Celulosa microcristalina, Almidón glicolato de sodio (Tipo A), Povidona, Dióxido de silicio coloidal anhidro, Estearato de magnesio, Hipromelosa, Dióxido de titanio (E 171), Macrogol 4000 c.s. Forma farmacéutica: Comprimidos recubiertos de 500 mg: Comprimidos recubiertos de color blanco, biconvexos, ranurados en ambas caras, grabados con "M 500" en una cara.

Farmacología.

Farmacodinamia: Grupo farmacoterapéutico: Fármacos que disminuyen la glucosa en sangre: Biguanidas. Código ATC: A10BA02. Mecanismo de acción / efectos farmacodinámicos: La metformina es una biguanida con efecto antihiperglicémico, disminuyendo la glucosa plasmática basal y postprandial. No estimula la secreción de insulina y por lo tanto, no produce hipoglicemia. Metformina puede actuar a través de 3 mecanismos: Reducción de la producción hepática de glucosa a través de la inhibición de gluconeogénesis y glicogenólisis. En el músculo, al incrementar la sensibilidad a insulina, promoviendo su utilización e ingesta de glucosa periférica. Demora en la absorción intestinal de glucosa. Metformina estimula la síntesis de glicógeno intracelular al actuar sobre la glicógeno sintetasa. Metformina incrementa la capacidad de transporte de todos los tipos de trasportadores de glucosa (GLUTs) conocidos a la fecha. En estudios clínicos, el uso de metformina se asoció con, ya sea un peso corporal estable o moderada pérdida de peso. En humanos, independientemente de su acción sobre la glicemia, metformina tiene efectos favorables sobre el metabolismo lipídico. Se ha demostrado que a dosis terapéuticas en estudios clínicos controlados, de mediano o largo plazo, metformina reduce el colesterol total, colesterol LDL y niveles de triglicéridos. Población pediátrica: En estudios clínicos controlados realizados en población pediátrica limitada entre 10-16 años tratados durante 1 año, demostraron una respuesta similar en el control glicémico al observado en adultos. Farmacocinética: Absorción: Luego de una administración oral de metformina, la Tmax se alcanza a las 2,5 horas. La biodisponibilidad absoluta de un comprimido de metformina de 500 u 850 mg es aproximadamente 50 - 60%. Luego de una administración oral, la fracción no absorbida recuperada en las heces fue de un 20 - 30 %. Luego de una administración oral, la absorción de metformina es saturable e incompleta. Se asume que la farmacocinética de la absorción de metformina no es lineal. A las dosis y horarios usuales de administración de metformina, el estado estacionario de concentraciones se alcanza dentro de las 24 a 48 horas y generalmente es menor a 1 mg/mL. La comida disminuye el grado y retrasa levemente la absorción de metformina. Luego de la administración de una dosis de 850 mg, disminuye en un 40 % el peak plasmático, en un 25% el área bajo la curva (ABC) y se prolonga en 35 minutos el tiempo para que ocurra el peak plasmático. Distribución: La unión a proteínas plasmáticas es insignificante. Metformina se distribuye en los eritrocitos. El peak sanguíneo es menor que el peak plasmático y aparece aproximadamente al mismo tiempo. Los glóbulos rojos probablemente representen un compartimento secundario de distribución. El promedio de Vd está entre 63-276 L. Metabolismo: Metformina se excreta sin cambios en la orina. No se han identificado metabolitos en humanos. Eliminación: El clearance renal de metformina es >400 mL/min, indicando que metformina se elimina por filtración glomerular y secreción tubular. Luego de una administración oral, la vida media de eliminación temporal aparente es aproximadamente 6,5 horas. Cuando la función renal se encuentra deteriorada, el clearance renal disminuye en proporción al de creatinina y, por lo tanto, conlleva a niveles incrementados de metformina en el plasma. Poblaciones de pacientes especiales: Niños: Estudio de dosis única: Luego de dosis únicas de metformina clorhidrato 500 mg, los pacientes pediátricos han demostrado un perfil farmacocinético similar al observado en adultos sanos. Estudio de dosis múltiple: Los datos se restringen a un estudio. Luego de dosis repetidas de 500 mg administradas dos veces al día por 7 días en pacientes pediátricos el peak plasmático de concentración (Cmáx) y la exposición sistémica (ABC0-t) se redujo aproximadamente un 33% y 40% respectivamente, comparado con adultos diabéticos que recibieron dosis repetidas de 500 mg dos veces al día por 14 días. Dado que la dosis se valora individualmente basada en el control glicémico, este dato es de una limitada relevancia clínica. Estudios Clínicos: No relevantes para este producto. Información pre-clínica: La data pre-clínica no muestra riesgos especiales para los seres humanos según los estudios convencionales de seguridad, farmacológicos, toxicidad de dosis repetidas, genotoxicidad, potencial carcinogénico y toxicidad reproductiva.

Indicaciones.

OXEMET está indicado junto con las normas higiénico-dietéticas, para tratar al paciente diabético. Como monoterapia, está indicado como coadyuvante de la dieta y ejercicio para disminuir la glicemia en pacientes adultos y niños mayores de 10 años con diabetes tipo II cuya glicemia no puede ser controlada solamente con dieta. Puede ser empleada conjuntamente con sulfonilurea o insulina para mejorar el control glicémico.

Dosificación.

La dosificación debe ser individualizada en base a la efectividad y tolerancia, no excediendo la dosis máxima recomendada. En adultos, OXEMET puede ser utilizado como monoterapia o en combinación con otros agentes hipoglicemiantes o con insulina. En niños mayores de 10 años y adolescentes, OXEMET puede ser utilizado como monoterapia o en combinación con insulina. Se recomienda comenzar con una dosis inicial baja e ir aumentándola gradualmente para minimizar los síntomas gastrointestinales. Adultos: Monoterapia y combinación con otros agentes antidiabéticos: La dosis inicial usual de OXEMET es de 500 mg 2 a 3 veces al día u 850 mg 1 a 2 veces al día, administrado con o después de las comidas. Después de 10 - 15 días, la dosis debe ajustarse dependiendo de las determinaciones de glicemia. El aumento gradual de la dosis tiene un efecto positivo sobre la tolerabilidad gastrointestinal del fármaco. La dosis máxima diaria recomendada de Metformina es de 2550 mg en adultos, administrados en 3 dosis por separado. Cambio desde otro agente antidiabético oral: Si se transfiere desde otro agente hipoglicemiante oral, se debe interrumpir el otro agente e iniciar el tratamiento con OXEMET con las dosis indicadas anteriormente. Combinación con insulina: OXEMET e insulina se pueden utilizar en terapia combinada para lograr un mejor control de la glicemia. OXEMET se administra a la dosis inicial habitual de 500 mg 2 a 3 veces al día u 850 mg 1 a 2 veces al día, mientras que la dosis de insulina se ajusta sobre la base de mediciones de glicemia. Niños desde los 10 años de edad y adolescentes: Monoterapia y combinación con insulina: La dosis inicial usual de Metformina es de 500 mg u 850 mg una vez al día, administrado con o después de las comidas. Después de 10 a 15 días, la dosis debe ajustarse en base a las determinaciones de glicemia. El aumento gradual de la dosis tiene un efecto positivo sobre la tolerabilidad gastrointestinal del fármaco. La dosis máxima diaria recomendada de Metformina es de 2000 mg en niños, administrados en 2 ó 3 dosis por separado. Ancianos: Debido a la potencial disminución de la función renal en ancianos, la dosis debe ajustarse de acuerdo a la función renal. Se requiere de una evaluación periódica de la función renal (Ver Advertencias). Insuficiencia renal: OXEMET está contraindicado en pacientes con insuficiencia renal (clearance de creatinina < 60 mL / min), o condiciones agudas con potencial de alterar la función renal (Ver Contraindicaciones). Insuficiencia hepática: OXEMET está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática (ver Contraindicaciones).

Contraindicaciones.

OXEMET está contraindicado en pacientes con: Hipersensibilidad a metformina o a cualquiera de los excipientes contenidos en el producto. Cetoacidosis diabética, pre-coma diabético. Insuficiencia renal (clearance de creatinina < 60 mL/min). Condiciones agudas con potencial de alterar la función renal tales como: deshidratación, infección severa y shock. Enfermedades agudas o crónicas que pueden causar hipoxia tisular tales como: falla respiratoria o cardíaca, infarto al miocardio reciente y shock. Insuficiencia hepática, intoxicación aguda de alcohol, alcoholismo.

Reacciones adversas.

Estudios clínicos y datos post-marketing: Durante el inicio del tratamiento, las reacciones adversas más comunes son náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y pérdida de apetito la que se resuelve espontáneamente en la mayoría de los casos. Para prevenirlos, se recomienda tomar metformina en 2 ó 3 dosis diarias durante o después de las comidas. Un bajo incremento en la dosis también podría mejorar la tolerabilidad gastrointestinal. Las reacciones adversas se clasifican bajo clases utilizando la siguiente convención: Muy común ≥ 1/10. Común ≥ 1/100 a < 1/10. Poco común ≥ 1/1000 a < 1/100. Raro ≥ 1/10.000 a < 1/1.000. Muy raro < 1/10.000. Desconocido (no puede ser estimado con los datos disponibles). Desórdenes de metabolismo y nutrición: Muy raro: Acidosis láctica (ver sección de Advertencias y Precauciones), disminución de la absorción de la vitamina B12 con reducción de los niveles séricos durante el uso a largo plazo de metformina (se recomienda considerar esta etiología si un paciente presenta anemia megaloblástica). Desórdenes del sistema nervioso: Común: Trastornos del sabor. Desórdenes gastrointestinales: Muy común: Náusea, vómito, diarrea, dolor abdominal y pérdida de apetito. Desórdenes hepatobiliares: Muy raro: Anormalidades en los estudios de función hepática o hepatitis que requiere de la suspensión de metformina. Desórdenes de piel y tejido subcutáneo: Muy raro: Reacciones a la piel tales como eritema, prurito o urticaria.

Advertencias.

Acidosis láctica: La acidosis láctica es una complicación metabólica poco frecuente, pero grave (alta mortalidad en ausencia de un tratamiento inmediato), que puede ocurrir debido a la acumulación de metformina (Ver sección de Reacciones adversas). Los casos reportados de acidosis láctica en pacientes en tratamiento con metformina han ocurrido principalmente en pacientes diabéticos con insuficiencia renal significativa. La incidencia de acidosis láctica puede y debiera reducirse al evaluar también otros factores de riesgo asociados, tales como diabetes mal controlada, cetosis, ayuno prolongado, ingestión excesiva de alcohol, insuficiencia hepática y cualquier condición asociada con hipoxia. El riesgo de acidosis láctica debe ser considerado en el caso de presentarse signos no específicos tales como calambres musculares, trastornos digestivos como dolor abdominal y astenia severa que puede progresar y manifestarse como una disnea acidótica, dolor abdominal e hipotermia seguidos de coma. Los hallazgos de laboratorio que permiten diagnosticar una acidosis láctica incluyen reducción del pH sanguíneo, niveles plasmáticos de lactato sobre 5 mmol/L y aumento en el intervalo aniónico y en la proporción lactato/piruvato. Si se sospecha acidosis metabólica, OXEMET debe suspenderse y el paciente debe ser hospitalizado inmediatamente (Ver sección de Interacciones; Sobredosis). Función Renal: Dado que Metformina es excretada por los riñones se deben determinar los niveles séricos de creatinina antes de iniciar el tratamiento y posteriormente, en forma regular: Al menos anualmente en pacientes con función renal normal; Al menos dos a cuatro veces al año en pacientes con niveles séricos de creatinina en el límite normal superior y en paciente ancianos. La reducción de la función renal en ancianos es frecuente y asintomática. Se debería tener especial cuidado en situaciones en que se produzcan trastornos en la función renal, por ejemplo, al iniciar la terapia antihipertensiva con un diurético o al iniciar una terapia con un medicamento antiinflamatoria no esteroidal (AINES). Administración de agentes de contrastes yodados: Dado que la administración intravascular de materiales de contraste yodados en estudios radiológicos pueden producir insuficiencia renal, metformina debiera suspenderse antes y en el momento del análisis y no reinstituirse hasta transcurridas 48 horas, solo después de reevaluar la función renal y considerarse normal (Ver sección de Interacciones). Cirugía: OXEMET debe suspenderse 48 horas antes de una cirugía electiva con anestesia general, espinal o peridural. La terapia puede ser reinstaurada no antes de transcurridas 48 horas posteriores a la cirugía o reanudación de la nutrición oral, y sólo si la función renal se ha normalizado. Dieta: Todos los pacientes deben continuar con una dieta con una distribución regular de ingestión de carbohidratos durante el día. Los pacientes con sobrepeso deben continuar con su dieta restringida en calorías. Análisis de laboratorio: Los análisis de laboratorio comunes para el monitoreo de la diabetes deben realizarse de manera periódica. Combinación con insulina y otros agentes hipoglicemiantes: Metformina en monoterapia no genera hipoglicemia, aunque se debe tener precaución al utilizarla en combinación con insulina u otros agentes hipoglicemiantes (ej: sulfonilureas o meglitinidas). Niños y adolescentes: El diagnóstico de diabetes tipo 2 debe confirmarse antes de iniciar el tratamiento con Metformina. No se han detectado efectos de Metformina en el crecimiento y pubertad durante estudios clínicos controlados de un año de duración, pero no hay datos disponibles para estos puntos específicos en el largo plazo. Por lo tanto, se recomienda realizar un seguimiento cuidadoso en el efecto de metformina en estos parámetros en niños tratados con metformina, especialmente en menores pre púberes. Niños entre 10 y 12 años: Sólo 15 sujetos con edades entre 10 y 12 años se incluyeron en estudios clínicos controlados realizados en niños y adolescentes. A pesar de que la eficacia y seguridad de Metformina en estos niños no difirió de la eficacia y seguridad de niños mayores y adolescentes, se recomienda tener una precaución particular al momento de prescribir metformina a niños entre los 10 y 12 años.

Interacciones.

Alcohol: La intoxicación aguda con alcohol se asocia con un aumento en el riesgo de acidosis láctica, particularmente en el caso de ayuno o mal nutrición e insuficiencia hepática. Debe evitarse el consumo de alcohol y productos medicinales que contienen alcohol. Medios de contraste yodados: La administración intravascular de medios de contraste yodados puede generar una falla renal, dando como resultado una acumulación de Metformina y un aumento del riesgo de generar acidosis láctica. Metformina debe suspenderse antes, o al momento de los análisis y no debe ser reinstaurada hasta 48 horas después, y sólo luego de que la función renal ha sido reevaluada y encontrada normal. Asociaciones que requieren precauciones para su uso: Productos medicinales que presentan actividad intrínseca hiperglicemiante por ejemplo glucocorticoides (ruta sistmémica y local), beta-2-agonistas. Se puede requerir de una monitorización más frecuente de glicemia, especialmente al inicio del tratamiento. Si se requiere, ajuste la dosis de Metformina durante la terapia junto con el respectivo producto medicinal y tras su suspensión. Diuréticos: Los diuréticos, especialmente los diuréticos de asa, pueden incrementar el riesgo de acidosis láctica (ver sección de Advertencias), debido a la potencial disminución de la función renal. Embarazo y Lactancia: Fertilidad: La fertilidad de ratas machos y hembras no se vio afectada por metformina al administrar dosis tan altas como 600 mg/kg/día, la cual es aproximadamente 3 veces la dosis máxima diaria recomendada en humanos, basado en la comparación de superficie corporal. Embarazo: No se recomienda el uso de metformina durante el embarazo. La diabetes no controlada durante el embarazo (gestacional o permanente) se asocia con un mayor riesgo de anomalías congénitas y mortalidad perinatal. Una cantidad limitada de datos sobre el uso de metformina en mujeres embarazadas no indican un aumento del riesgo de anomalías congénitas. Los estudios en animales no muestran efectos dañinos sobre el embarazo, el desarrollo embrionario o fetal, el parto o el desarrollo postnatal. Cuando la paciente planea su embarazo y durante el embarazo, se recomienda que la diabetes no debería ser tratada con metformina, sino debería usarse insulina para mantener los niveles de glicemia lo más cercano posible a lo normal, para reducir el riesgo de malformaciones del feto. Lactancia: No se recomienda amamantar durante el tratamiento con metformina. La metformina se excreta en la leche materna humana. No se observaron efectos adversos en lactantes recién nacidos / bebés. Sin embargo, se dispone de datos limitados. Debe tomarse una decisión sobre si se debe interrumpir la lactancia, teniendo en cuenta el beneficio de la lactancia materna y el riesgo potencial de efectos adversos en el niño. Capacidad para realizar tareas que requieren de juicio, habilidades motoras o cognitivas: Metformina en monoterapia no causa hipoglicemia y por lo tanto, no tiene efecto en la capacidad para manejar o utilizar maquinaria. Sin embargo, los pacientes deben ser advertidos del riesgo de hipoglicemia cuando metformina se utilice con otros agentes hipoglicemiantes (por ejemplo: sulfonilureas, insulina o meglitinidas).

Incompatibilidades.

No hay incompatibilidades conocidas con los comprimidos de Metformina Clorhidrato.

Conservación.

Almacenar en las condiciones indicadas en el estuche. Vida útil: Los productos farmacéuticos no deben usarse después de la fecha de caducidad indicada en el empaque. Instrucciones de uso y manejo: Ningún requerimiento especial.

Sobredosificación.

Síntomas y signos: No se ha detectado hipoglicemia con dosis de metformina de hasta 85 g, aunque sí ha ocurrido acidosis láctica en dichas circunstancias. Una alta sobredosis de metformina o riesgos concomitantes pueden causar acidosis láctica. Tratamiento: La acidosis láctica es una emergencia médica y debe ser tratada en un hospital. El método más efectivo para tratar la sobredosis es la hemodiálisis.

Presentación.

Comprimidos recubiertos.

Comprimidos recubiertos 850mg

Hipoglucemiante.

Composición.

Comprimidos recubiertos 850 mg de Clorhidrato de Metformina equivalente a 662,9 mg de Metformina. Lista de excipientes: Celulosa microcristalina, Almidón glicolato de sodio (Tipo A), Povidona, Dióxido de silicio coloidal anhidro, Estearato de magnesio, Hipromelosa, Dióxido de titanio (E 171), Macrogol 4000 c.s.

Farmacología.

Farmacodinamia: Grupo farmacoterapéutico: Fármacos que disminuyen la glucosa en sangre: Biguanidas. Código ATC: A10BA02. Mecanismo de acción / efectos farmacodinámicos: La metformina es una biguanida con efecto antihiperglicémico, disminuyendo la glucosa plasmática basal y postprandial. No estimula la secreción de insulina y por lo tanto, no produce hipoglicemia. Metformina puede actuar a través de 3 mecanismos: Reducción de la producción hepática de glucosa a través de la inhibición de gluconeogénesis y glicogenólisis. En el músculo, al incrementar la sensibilidad a insulina, promoviendo su utilización e ingesta de glucosa periférica. Demora en la absorción intestinal de glucosa. Metformina estimula la síntesis de glicógeno intracelular al actuar sobre la glicógeno sintetasa. Metformina incrementa la capacidad de transporte de todos los tipos de trasportadores de glucosa (GLUTs) conocidos a la fecha. En estudios clínicos, el uso de metformina se asoció con, ya sea un peso corporal estable o moderada pérdida de peso. En humanos, independientemente de su acción sobre la glicemia, metformina tiene efectos favorables sobre el metabolismo lipídico. Se ha demostrado que a dosis terapéuticas en estudios clínicos controlados, de mediano o largo plazo, metformina reduce el colesterol total, colesterol LDL y niveles de triglicéridos. Población pediátrica: En estudios clínicos controlados realizados en población pediátrica limitada entre 10 - 16 años tratados durante 1 año, demostraron una respuesta similar en el control glicémico al observado en adultos. Farmacocinética: Absorción: Luego de una administración oral de metformina, la Tmax se alcanza a las 2,5 horas. La biodisponibilidad absoluta de un comprimido de metformina de 500 u 850 mg es aproximadamente 50 - 60%. Luego de una administración oral, la fracción no absorbida recuperada en las heces fue de un 20 - 30%. Luego de una administración oral, la absorción de metformina es saturable e incompleta. Se asume que la farmacocinética de la absorción de metformina no es lineal. A las dosis y horarios usuales de administración de metformina, el estado estacionario de concentraciones se alcanza dentro de las 24 a 48 horas y generalmente es menor a 1 mg/mL. La comida disminuye el grado y retrasa levemente la absorción de metformina. Luego de la administración de una dosis de 850 mg, disminuye en un 40% el peak plasmático, en un 25% el área bajo la curva (ABC) y se prolonga en 35 minutos el tiempo para que ocurra el peak plasmático. Distribución: La unión a proteínas plasmáticas es insignificante. Metformina se distribuye en los eritrocitos. El peak sanguíneo es menor que el peak plasmático y aparece aproximadamente al mismo tiempo. Los glóbulos rojos probablemente representen un compartimento secundario de distribución. El promedio de Vd está entre 63 - 276 L. Metabolismo: Metformina se excreta sin cambios en la orina. No se han identificado metabolitos en humanos. Eliminación: El clearance renal de metformina es >400 mL/min, indicando que metformina se elimina por filtración glomerular y secreción tubular. Luego de una administración oral, la vida media de eliminación temporal aparente es aproximadamente 6,5 horas. Cuando la función renal se encuentra deteriorada, el clearance renal disminuye en proporción al de creatinina y, por lo tanto, conlleva a niveles incrementados de metformina en el plasma. Poblaciones de pacientes especiales: Niños: Estudio de dosis única: Luego de dosis únicas de metformina clorhidrato 500 mg, los pacientes pediátricos han demostrado un perfil farmacocinético similar al observado en adultos sanos. Estudio de dosis múltiple: Los datos se restringen a un estudio. Luego de dosis repetidas de 500 mg administradas dos veces al día por 7 días en pacientes pediátricos el peak plasmático de concentración (Cmáx) y la exposición sistémica (ABC0-t) se redujo aproximadamente un 33% y 40% respectivamente, comparado con adultos diabéticos que recibieron dosis repetidas de 500 mg dos veces al día por 14 días. Dado que la dosis se valora individualmente basada en el control glicémico, este dato es de una limitada relevancia clínica. Estudios Clínicos: No relevantes para este producto. Información pre-clínica: La data pre-clínica no muestra riesgos especiales para los seres humanos según los estudios convencionales de seguridad, farmacológicos, toxicidad de dosis repetidas, genotoxicidad, potencial carcinogénico y toxicidad reproductiva.

Indicaciones.

OXEMET está indicado junto con las normas higiénico dietéticas, para tratar al paciente diabético. Como monoterapia, está indicado como coadyuvante de la dieta y ejercicio para disminuir la glicemia en pacientes adultos y niños mayores de 10 años con diabetes tipo II cuya glicemia no puede ser controlada solamente con dieta. Puede ser empleada conjuntamente con sulfonilurea o insulina para mejorar el control glicémico.

Dosificación.

La dosificación debe ser individualizada en base a la efectividad y tolerancia, no excediendo la dosis máxima recomendada. En adultos, OXEMET puede ser utilizado como monoterapia o en combinación con otros agentes hipoglicemiantes o con insulina. En niños mayores de 10 años y adolescentes, OXEMET puede ser utilizado como monoterapia o en combinación con insulina. Se recomienda comenzar con una dosis inicial baja e ir aumentándola gradualmente para minimizar los síntomas gastrointestinales. Adultos: Monoterapia y combinación con otros agentes antidiabéticos: La dosis inicial usual de OXEMET es de 500 mg 2 a 3 veces al día u 850 mg 1 a 2 veces al día, administrado con o después de las comidas. Después de 10 - 15 días, la dosis debe ajustarse dependiendo de las determinaciones de glicemia. El aumento gradual de la dosis tiene un efecto positivo sobre la tolerabilidad gastrointestinal del fármaco. La dosis máxima diaria recomendada de Metformina es de 2550 mg en adultos, administrados en 3 dosis por separado. Cambio desde otro agente antidiabético oral: Si se transfiere desde otro agente hipoglicemiante oral, se debe interrumpir el otro agente e iniciar el tratamiento con OXEMET con las dosis indicadas anteriormente. Combinación con insulina: OXEMET e insulina se pueden utilizar en terapia combinada para lograr un mejor control de la glicemia. OXEMET se administra a la dosis inicial habitual de 500 mg 2 a 3 veces al día u 850 mg 1 a 2 veces al día, mientras que la dosis de insulina se ajusta sobre la base de mediciones de glicemia. Niños desde los 10 años de edad y adolescentes: Monoterapia y combinación con insulina: La dosis inicial usual de Metformina es de 500 mg u 850 mg una vez al día, administrado con o después de las comidas. Después de 10 a 15 días, la dosis debe ajustarse en base a las determinaciones de glicemia. El aumento gradual de la dosis tiene un efecto positivo sobre la tolerabilidad gastrointestinal del fármaco. La dosis máxima diaria recomendada de Metformina es de 2000 mg en niños, administrados en 2 ó 3 dosis por separado. Ancianos: Debido a la potencial disminución de la función renal en ancianos, la dosis debe ajustarse de acuerdo a la función renal. Se requiere de una evaluación periódica de la función renal (Ver sección de Advertencias y precauciones). Insuficiencia renal: OXEMET está contraindicado en pacientes con insuficiencia renal (clearance de creatinina < 60 mL / min), o condiciones agudas con potencial de alterar la función renal (Ver sección de Contraindicaciones). Insuficiencia hepática: OXEMET está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática (ver sección de Contraindicaciones).

Contraindicaciones.

OXEMET está contraindicado en pacientes con: Hipersensibilidad a metformina o a cualquiera de los excipientes contenidos en el producto. Cetoacidosis diabética, pre-coma diabético. Insuficiencia renal (clearance de creatinina < 60 mL/min). Condiciones agudas con potencial de alterar la función renal tales como: deshidratación, infección severa y shock. Enfermedades agudas o crónicas que pueden causar hipoxia tisular tales como: falla respiratoria o cardíaca, infarto al miocardio reciente y shock. Insuficiencia hepática, intoxicación aguda de alcohol, alcoholismo.

Reacciones adversas.

Estudios clínicos y datos post-marketing: Durante el inicio del tratamiento, las reacciones adversas más comunes son náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y pérdida de apetito la que se resuelve espontáneamente en la mayoría de los casos. Para prevenirlos, se recomienda tomar metformina en 2 ó 3 dosis diarias durante o después de las comidas. Un bajo incremento en la dosis también podría mejorar la tolerabilidad gastrointestinal. Las reacciones adversas se clasifican bajo clases utilizando la siguiente convención: Muy común ≥ 1/10. Común ≥ 1/100 a < 1/10. Poco común ≥ 1/1000 a < 1/100. Raro ≥ 1/10.000 a < 1/1.000. Muy raro < 1/10.000. Desconocido (no puede ser estimado con los datos disponibles). Desórdenes de metabolismo y nutrición: Muy raro: Acidosis láctica (ver sección de Advertencias y Precauciones), disminución de la absorción de la vitamina B12 con reducción de los niveles séricos durante el uso a largo plazo de metformina (se recomienda considerar esta etiología si un paciente presenta anemia megaloblástica). Desórdenes del sistema nervioso: Común: Trastornos del sabor. Desórdenes gastrointestinales: Muy común: Náusea, vómito, diarrea, dolor abdominal y pérdida de apetito. Desórdenes hepatobiliares: Muy raro: Anormalidades en los estudios de función hepática o hepatitis que requiere de la suspensión de metformina. Desórdenes de piel y tejido subcutáneo: Muy raro: Reacciones a la piel tales como eritema, prurito o urticaria.

Advertencias.

Acidosis láctica: La acidosis láctica es una complicación metabólica poco frecuente, pero grave (alta mortalidad en ausencia de un tratamiento inmediato), que puede ocurrir debido a la acumulación de metformina (Ver sección de Reacciones adversas). Los casos reportados de acidosis láctica en pacientes en tratamiento con metformina han ocurrido principalmente en pacientes diabéticos con insuficiencia renal significativa. La incidencia de acidosis láctica puede y debiera reducirse al evaluar también otros factores de riesgo asociados, tales como diabetes mal controlada, cetosis, ayuno prolongado, ingestión excesiva de alcohol, insuficiencia hepática y cualquier condición asociada con hipoxia. El riesgo de acidosis láctica debe ser considerado en el caso de presentarse signos no específicos tales como calambres musculares, trastornos digestivos como dolor abdominal y astenia severa que puede progresar y manifestarse como una disnea acidótica, dolor abdominal e hipotermia seguidos de coma. Los hallazgos de laboratorio que permiten diagnosticar una acidosis láctica incluyen reducción del pH sanguíneo, niveles plasmáticos de lactato sobre 5 mmol/L y aumento en el intervalo aniónico y en la proporción lactato/piruvato. Si se sospecha acidosis metabólica, OXEMET debe suspenderse y el paciente debe ser hospitalizado inmediatamente (Ver sección de Interacciones; Sobredosis). Función Renal: Dado que Metformina es excretada por los riñones se deben determinar los niveles séricos de creatinina antes de iniciar el tratamiento y posteriormente, en forma regular: Al menos anualmente en pacientes con función renal normal; Al menos dos a cuatro veces al año en pacientes con niveles séricos de creatinina en el límite normal superior y en paciente ancianos. La reducción de la función renal en ancianos es frecuente y asintomática. Se debería tener especial cuidado en situaciones en que se produzcan trastornos en la función renal, por ejemplo, al iniciar la terapia antihipertensiva con un diurético o al iniciar una terapia con un medicamento antiinflamatoria no esteroidal (AINES). Administración de agentes de contrastes yodados: Dado que la administración intravascular de materiales de contraste yodados en estudios radiológicos pueden producir insuficiencia renal, metformina debiera suspenderse antes y en el momento del análisis y no reinstituirse hasta transcurridas 48 horas, solo después de reevaluar la función renal y considerarse normal (Ver sección de Interacciones). Cirugía: OXEMET debe suspenderse 48 horas antes de una cirugía electiva con anestesia general, espinal o peridural. La terapia puede ser reinstaurada no antes de transcurridas 48 horas posteriores a la cirugía o reanudación de la nutrición oral, y sólo si la función renal se ha normalizado. Dieta: Todos los pacientes deben continuar con una dieta con una distribución regular de ingestión de carbohidratos durante el día. Los pacientes con sobrepeso deben continuar con su dieta restringida en calorías. Análisis de laboratorio: Los análisis de laboratorio comunes para el monitoreo de la diabetes deben realizarse de manera periódica. Combinación con insulina y otros agentes hipoglicemiantes: Metformina en monoterapia no genera hipoglicemia, aunque se debe tener precaución al utilizarla en combinación con insulina u otros agentes hipoglicemiantes (ej: sulfonilureas o meglitinidas). Niños y adolescentes: El diagnóstico de diabetes tipo 2 debe confirmarse antes de iniciar el tratamiento con Metformina. No se han detectado efectos de Metformina en el crecimiento y pubertad durante estudios clínicos controlados de un año de duración, pero no hay datos disponibles para estos puntos específicos en el largo plazo. Por lo tanto, se recomienda realizar un seguimiento cuidadoso en el efecto de metformina en estos parámetros en niños tratados con metformina, especialmente en menores pre púberes. Niños entre 10 y 12 años: Sólo 15 sujetos con edades entre 10 y 12 años se incluyeron en estudios clínicos controlados realizados en niños y adolescentes. A pesar de que la eficacia y seguridad de Metformina en estos niños no difirió de la eficacia y seguridad de niños mayores y adolescentes, se recomienda tener una precaución particular al momento de prescribir metformina a niños entre los 10 y 12 años.

Interacciones.

Alcohol: La intoxicación aguda con alcohol se asocia con un aumento en el riesgo de acidosis láctica, particularmente en el caso de ayuno o mal nutrición e insuficiencia hepática. Debe evitarse el consumo de alcohol y productos medicinales que contienen alcohol. Medios de contraste yodados: La administración intravascular de medios de contraste yodados puede generar una falla renal, dando como resultado una acumulación de Metformina y un aumento del riesgo de generar acidosis láctica. Metformina debe suspenderse antes, o al momento de los análisis y no debe ser reinstaurada hasta 48 horas después, y sólo luego de que la función renal ha sido reevaluada y encontrada normal. Asociaciones que requieren precauciones para su uso: Productos medicinales que presentan actividad intrínseca hiperglicemiante por ejemplo glucocorticoides (ruta sistmémica y local), beta-2-agonistas. Se puede requerir de una monitorización más frecuente de glicemia, especialmente al inicio del tratamiento. Si se requiere, ajuste la dosis de Metformina durante la terapia junto con el respectivo producto medicinal y tras su suspensión. Diuréticos: Los diuréticos, especialmente los diuréticos de asa, pueden incrementar el riesgo de acidosis láctica, (ver sección de Advertencias), debido a la potencial disminución de la función renal. Embarazo y Lactancia: Fertilidad: La fertilidad de ratas machos y hembras no se vio afectada por metformina al administrar dosis tan altas como 600 mg/kg/día, la cual es aproximadamente 3 veces la dosis máxima diaria recomendada en humanos, basado en la comparación de superficie corporal. Embarazo: No se recomienda el uso de metformina durante el embarazo. La diabetes no controlada durante el embarazo (gestacional o permanente) se asocia con un mayor riesgo de anomalías congénitas y mortalidad perinatal. Una cantidad limitada de datos sobre el uso de metformina en mujeres embarazadas no indican un aumento del riesgo de anomalías congénitas. Los estudios en animales no muestran efectos dañinos sobre el embarazo, el desarrollo embrionario o fetal, el parto o el desarrollo postnatal. Cuando la paciente planea su embarazo y durante el embarazo, se recomienda que la diabetes no debería ser tratada con metformina, sino debería usarse insulina para mantener los niveles de glicemia lo más cercano posible a lo normal, para reducir el riesgo de malformaciones del feto. Lactancia: No se recomienda amamantar durante el tratamiento con metformina. La metformina se excreta en la leche materna humana. No se observaron efectos adversos en lactantes recién nacidos / bebes. Sin embargo, se dispone de datos limitados. Debe tomarse una decisión sobre si se debe interrumpir la lactancia, teniendo en cuenta el beneficio de la lactancia materna y el riesgo potencial de efectos adversos en el niño. Capacidad para realizar tareas que requieren de juicio, habilidades motoras o cognitivas: Metformina en monoterapia no causa hipoglicemia y por lo tanto, no tiene efecto en la capacidad para manejar o utilizar maquinaria. Sin embargo, los pacientes deben ser advertidos del riesgo de hipoglicemia cuando metformina se utilice con otros agentes hipoglicemiantes (por ejemplo: sulfonilureas, insulina o meglitinidas).

Incompatibilidades.

No hay incompatibilidades conocidas con los comprimidos de Metformina Clorhidrato.

Conservación.

Almacenar en las condiciones indicadas en el estuche. Vida útil: Los productos farmacéuticos no deben usarse después de la fecha de caducidad indicada en el empaque. Instrucciones de uso y manejo: Ningún requerimiento especial.

Sobredosificación.

Síntomas y signos: No se ha detectado hipoglicemia con dosis de metformina de hasta 85 g, aunque sí ha ocurrido acidosis láctica en dichas circunstancias. Una alta sobredosis de metformina o riesgos concomitantes pueden causar acidosis láctica. Tratamiento: La acidosis láctica es una emergencia médica y debe ser tratada en un hospital. El método más efectivo para tratar la sobredosis es la hemodiálisis.

Presentación.

Comprimidos recubiertos.

Comprimidos recubiertos 1000mg

Hipoglucemiante.

Composición.

Comprimidos recubiertos 1000 mg mg de Clorhidrato de Metformina equivalente a 780 mg de Metformina. Lista de excipientes: Celulosa microcristalina, Almidón glicolato de sodio (Tipo A), Povidona, Dióxido de silicio coloidal anhidro, Estearato de magnesio, Hipromelosa, Dióxido de titanio (E 171), Macrogol 4000 c.s. Forma farmacéutica: Comprimidos recubiertos de 1000 mg: Comprimidos recubiertos de color blanco, biconvexos, oblongos, con grabación en bajo relieve de M 1000 y ranuras de ruptura en ambos lados.

Farmacología.

Farmacodinamia: Grupo farmacoterapéutico: Fármacos que disminuyen la glucosa en sangre: Biguanidas. Código ATC: A10BA02. Mecanismo de acción / efectos farmacodinámicos: La metformina es una biguanida con efecto antihiperglicémico, disminuyendo la glucosa plasmática basal y postprandial. No estimula la secreción de insulina y por lo tanto, no produce hipoglicemia. Metformina puede actuar a través de 3 mecanismos: Reducción de la producción hepática de glucosa a través de la inhibición de gluconeogénesis y glicogenólisis. En el músculo, al incrementar la sensibilidad a insulina, promoviendo su utilización e ingesta de glucosa periférica. Demora en la absorción intestinal de glucosa. Metformina estimula la síntesis de glicógeno intracelular al actuar sobre la glicógeno sintetasa. Metformina incrementa la capacidad de transporte de todos los tipos de trasportadores de glucosa (GLUTs) conocidos a la fecha. En estudios clínicos, el uso de metformina se asoció con, ya sea un peso corporal estable o moderada pérdida de peso. En humanos, independientemente de su acción sobre la glicemia, metformina tiene efectos favorables sobre el metabolismo lipídico. Se ha demostrado que a dosis terapéuticas en estudios clínicos controlados, de mediano o largo plazo, metformina reduce el colesterol total, colesterol LDL y niveles de triglicéridos. Población pediátrica: En estudios clínicos controlados realizados en población pediátrica limitada entre 10 - 16 años tratados durante 1 año, demostraron una respuesta similar en el control glicémico al observado en adultos. Farmacocinética: Absorción: Luego de una administración oral de metformina, la Tmax se alcanza a las 2,5 horas. La biodisponibilidad absoluta de un comprimido de metformina de 500 u 850 mg es aproximadamente 50 - 60%. Luego de una administración oral, la fracción no absorbida recuperada en las heces fue de un 20 - 30 %. Luego de una administración oral, la absorción de metformina es saturable e incompleta. Se asume que la farmacocinética de la absorción de metformina no es lineal. A las dosis y horarios usuales de administración de metformina, el estado estacionario de concentraciones se alcanza dentro de las 24 a 48 horas y generalmente es menor a 1 mg/mL. La comida disminuye el grado y retrasa levemente la absorción de metformina. Luego de la administración de una dosis de 850 mg, disminuye en un 40 % el peak plasmático, en un 25% el área bajo la curva (ABC) y se prolonga en 35 minutos el tiempo para que ocurra el peak plasmático. Distribución: La unión a proteínas plasmáticas es insignificante. Metformina se distribuye en los eritrocitos. El peak sanguíneo es menor que el peak plasmático y aparece aproximadamente al mismo tiempo. Los glóbulos rojos probablemente representen un compartimento secundario de distribución. El promedio de Vd está entre 63 - 276 L. Metabolismo: Metformina se excreta sin cambios en la orina. No se han identificado metabolitos en humanos. Eliminación: El clearance renal de metformina es >400 mL/min, indicando que metformina se elimina por filtración glomerular y secreción tubular. Luego de una administración oral, la vida media de eliminación temporal aparente es aproximadamente 6,5 horas. Cuando la función renal se encuentra deteriorada, el clearance renal disminuye en proporción al de creatinina y, por lo tanto, conlleva a niveles incrementados de metformina en el plasma. Poblaciones de pacientes especiales: Niños: Estudio de dosis única: Luego de dosis únicas de metformina clorhidrato 500 mg, los pacientes pediátricos han demostrado un perfil farmacocinético similar al observado en adultos sanos. Estudio de dosis múltiple: Los datos se restringen a un estudio. Luego de dosis repetidas de 500 mg administradas dos veces al día por 7 días en pacientes pediátricos el peak plasmático de concentración (Cmáx) y la exposición sistémica (ABC0-t) se redujo aproximadamente un 33% y 40% respectivamente, comparado con adultos diabéticos que recibieron dosis repetidas de 500 mg dos veces al día por 14 días. Dado que la dosis se valora individualmente basada en el control glicémico, este dato es de una limitada relevancia clínica. Estudios Clínicos: No relevantes para este producto. Información preclínica: La data preclínica no muestra riesgos especiales para los seres humanos según los estudios convencionales de seguridad, farmacológicos, toxicidad de dosis repetidas, genotoxicidad, potencial carcinogénico y toxicidad reproductiva.

Indicaciones.

OXEMET está indicado junto con las normas higiénico-dietéticas, para tratar al paciente diabético. Como monoterapia, está indicado como coadyuvante de la dieta y ejercicio para disminuir la glicemia en pacientes adultos y niños mayores de 10 años con diabetes tipo II cuya glicemia no puede ser controlada solamente con dieta. Puede ser empleada conjuntamente con sulfonilurea o insulina para mejorar el control glicémico.

Dosificación.

La dosificación debe ser individualizada en base a la efectividad y tolerancia, no excediendo la dosis máxima recomendada. En adultos, OXEMET puede ser utilizado como monoterapia o en combinación con otros agentes hipoglicemiantes o con insulina. En niños mayores de 10 años y adolescentes, OXEMET puede ser utilizado como monoterapia o en combinación con insulina. Se recomienda comenzar con una dosis inicial baja e ir aumentándola gradualmente para minimizar los síntomas gastrointestinales. Adultos: Monoterapia y combinación con otros agentes antidiabéticos: La dosis inicial usual de OXEMET es de 500 mg 2 a 3 veces al día u 850 mg 1 a 2 veces al día, administrado con o después de las comidas. Después de 10 - 15 días, la dosis debe ajustarse dependiendo de las determinaciones de glicemia. El aumento gradual de la dosis tiene un efecto positivo sobre la tolerabilidad gastrointestinal del fármaco. La dosis máxima diaria recomendada de Metformina es de 2550 mg en adultos, administrados en 3 dosis por separado. Cambio desde otro agente antidiabético oral: Si se transfiere desde otro agente hipoglicemiante oral, se debe interrumpir el otro agente e iniciar el tratamiento con OXEMET con las dosis indicadas anteriormente. Combinación con insulina: OXEMET e insulina se pueden utilizar en terapia combinada para lograr un mejor control de la glicemia. OXEMET se administra a la dosis inicial habitual de 500 mg 2 a 3 veces al día u 850 mg 1 a 2 veces al día, mientras que la dosis de insulina se ajusta sobre la base de mediciones de glicemia. Niños desde los 10 años de edad y adolescentes: Monoterapia y combinación con insulina: La dosis inicial usual de Metformina es de 500 mg u 850 mg una vez al día, administrado con o después de las comidas. Después de 10 a 15 días, la dosis debe ajustarse en base a las determinaciones de glicemia. El aumento gradual de la dosis tiene un efecto positivo sobre la tolerabilidad gastrointestinal del fármaco. La dosis máxima diaria recomendada de Metformina es de 2000 mg en niños, administrados en 2 ó 3 dosis por separado. Ancianos: Debido a la potencial disminución de la función renal en ancianos, la dosis debe ajustarse de acuerdo a la función renal. Se requiere de una evaluación periódica de la función renal (Ver sección de Advertencias). Insuficiencia renal: OXEMET está contraindicado en pacientes con insuficiencia renal (clearance de creatinina < 60 mL/min), o condiciones agudas con potencial de alterar la función renal (Ver sección de Contraindicaciones). Insuficiencia hepática: OXEMET está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática (ver sección de Contraindicaciones).

Contraindicaciones.

OXEMET está contraindicado en pacientes con: Hipersensibilidad a metformina o a cualquiera de los excipientes contenidos en el producto. Cetoacidosis diabética, pre-coma diabético. Insuficiencia renal (clearance de creatinina < 60 mL/min). Condiciones agudas con potencial de alterar la función renal tales como: deshidratación, infección severa y shock. Enfermedades agudas o crónicas que pueden causar hipoxia tisular tales como: falla respiratoria o cardíaca, infarto al miocardio reciente y shock. Insuficiencia hepática, intoxicación aguda de alcohol, alcoholismo.

Reacciones adversas.

Estudios clínicos y datos post-marketing: Durante el inicio del tratamiento, las reacciones adversas más comunes son náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y pérdida de apetito la que se resuelve espontáneamente en la mayoría de los casos. Para prevenirlos, se recomienda tomar metformina en 2 ó 3 dosis diarias durante o después de las comidas. Un bajo incremento en la dosis también podría mejorar la tolerabilidad gastrointestinal. Las reacciones adversas se clasifican bajo clases utilizando la siguiente convención: Muy común ≥ 1/10. Común ≥ 1/100 a < 1/10. Poco común ≥ 1/1000 a < 1/100. Raro ≥ 1/10.000 a < 1/1.000. Muy raro < 1/10.000. Desconocido (no puede ser estimado con los datos disponibles). Desórdenes de metabolismo y nutrición: Muy raro: Acidosis láctica (ver sección de Advertencias), disminución de la absorción de la vitamina B12 con reducción de los niveles séricos durante el uso a largo plazo de metformina (se recomienda considerar esta etiología si un paciente presenta anemia megaloblástica). Desórdenes del sistema nervioso: Común: Trastornos del sabor. Desórdenes gastrointestinales: Muy común: Náusea, vómito, diarrea, dolor abdominal y pérdida de apetito. Desórdenes hepatobiliares: Muy raro: Anormalidades en los estudios de función hepática o hepatitis que requiere de la suspensión de metformina. Desórdenes de piel y tejido subcutáneo: Muy raro: Reacciones a la piel tales como eritema, prurito o urticaria.

Advertencias.

Acidosis láctica: La acidosis láctica es una complicación metabólica poco frecuente, pero grave (alta mortalidad en ausencia de un tratamiento inmediato), que puede ocurrir debido a la acumulación de metformina (Ver sección de Reacciones adversas). Los casos reportados de acidosis láctica en pacientes en tratamiento con metformina han ocurrido principalmente en pacientes diabéticos con insuficiencia renal significativa. La incidencia de acidosis láctica puede y debiera reducirse al evaluar también otros factores de riesgo asociados, tales como diabetes mal controlada, cetosis, ayuno prolongado, ingestión excesiva de alcohol, insuficiencia hepática y cualquier condición asociada con hipoxia. El riesgo de acidosis láctica debe ser considerado en el caso de presentarse signos no específicos tales como calambres musculares, trastornos digestivos como dolor abdominal y astenia severa que puede progresar y manifestarse como una disnea acidótica, dolor abdominal e hipotermia seguidos de coma. Los hallazgos de laboratorio que permiten diagnosticar una acidosis láctica incluyen reducción del pH sanguíneo, niveles plasmáticos de lactato sobre 5 mmol/L y aumento en el intervalo aniónico y en la proporción lactato/piruvato. Si se sospecha acidosis metabólica, OXEMET debe suspenderse y el paciente debe ser hospitalizado inmediatamente (Ver sección de Interacciones; Sobredosis). Función Renal: Dado que Metformina es excretada por los riñones se deben determinar los niveles séricos de creatinina antes de iniciar el tratamiento y posteriormente, en forma regular: Al menos anualmente en pacientes con función renal normal; Al menos dos a cuatro veces al año en pacientes con niveles séricos de creatinina en el límite normal superior y en paciente ancianos. La reducción de la función renal en ancianos es frecuente y asintomática. Se debería tener especial cuidado en situaciones en que se produzcan trastornos en la función renal, por ejemplo, al iniciar la terapia antihipertensiva con un diurético o al iniciar una terapia con un medicamento antiinflamatoria no esteroidal (AINES). Administración de agentes de contrastes yodados: Dado que la administración intravascular de materiales de contraste yodados en estudios radiológicos pueden producir insuficiencia renal, metformina debiera suspenderse antes y en el momento del análisis y no reinstituirse hasta transcurridas 48 horas, solo después de reevaluar la función renal y considerarse normal (Ver sección de Interacciones). Cirugía: OXEMET debe suspenderse 48 horas antes de una cirugía electiva con anestesia general, espinal o peridural. La terapia puede ser reinstaurada no antes de transcurridas 48 horas posteriores a la cirugía o reanudación de la nutrición oral, y sólo si la función renal se ha normalizado. Dieta: Todos los pacientes deben continuar con una dieta con una distribución regular de ingestión de carbohidratos durante el día. Los pacientes con sobrepeso deben continuar con su dieta restringida en calorías. Análisis de laboratorio: Los análisis de laboratorio comunes para el monitoreo de la diabetes deben realizarse de manera periódica. Combinación con insulina y otros agentes hipoglicemiantes: Metformina en monoterapia no genera hipoglicemia, aunque se debe tener precaución al utilizarla en combinación con insulina u otros agentes hipoglicemiantes (ej: sulfonilureas o meglitinidas). Niños y adolescentes: El diagnóstico de diabetes tipo 2 debe confirmarse antes de iniciar el tratamiento con Metformina. No se han detectado efectos de Metformina en el crecimiento y pubertad durante estudios clínicos controlados de un año de duración, pero no hay datos disponibles para estos puntos específicos en el largo plazo. Por lo tanto, se recomienda realizar un seguimiento cuidadoso en el efecto de metformina en estos parámetros en niños tratados con metformina, especialmente en menores pre púberes. Niños entre 10 y 12 años: Sólo 15 sujetos con edades entre 10 y 12 años se incluyeron en estudios clínicos controlados realizados en niños y adolescentes. A pesar de que la eficacia y seguridad de Metformina en estos niños no difirió de la eficacia y seguridad de niños mayores y adolescentes, se recomienda tener una precaución particular al momento de prescribir metformina a niños entre los 10 y 12 años.

Interacciones.

Alcohol: La intoxicación aguda con alcohol se asocia con un aumento en el riesgo de acidosis láctica, particularmente en el caso de ayuno o mal nutrición e insuficiencia hepática. Debe evitarse el consumo de alcohol y productos medicinales que contienen alcohol. Medios de contraste yodados: La administración intravascular de medios de contraste yodados puede generar una falla renal, dando como resultado una acumulación de Metformina y un aumento del riesgo de generar acidosis láctica. Metformina debe suspenderse antes, o al momento de los análisis y no debe ser reinstaurada hasta 48 horas después, y sólo luego de que la función renal ha sido reevaluada y encontrada normal. Asociaciones que requieren precauciones para su uso: Productos medicinales que presentan actividad intrínseca hiperglicemiante por ejemplo glucocorticoides (ruta sistmémica y local), beta-2-agonistas. Se puede requerir de una monitorización más frecuente de glicemia, especialmente al inicio del tratamiento. Si se requiere, ajuste la dosis de Metformina durante la terapia junto con el respectivo producto medicinal y tras su suspensión. Diuréticos: Los diuréticos, especialmente los diuréticos de asa, pueden incrementar el riesgo de acidosis láctica, (ver sección de Advertencias), debido a la potencial disminución de la función renal. Embarazo y Lactancia: Fertilidad: La fertilidad de ratas machos y hembras no se vio afectada por metformina al administrar dosis tan altas como 600 mg/kg/día, la cual es aproximadamente 3 veces la dosis máxima diaria recomendada en humanos, basado en la comparación de superficie corporal. Embarazo: No se recomienda el uso de metformina durante el embarazo. La diabetes no controlada durante el embarazo (gestacional o permanente) se asocia con un mayor riesgo de anomalías congénitas y mortalidad perinatal. Una cantidad limitada de datos sobre el uso de metformina en mujeres embarazadas no indican un aumento del riesgo de anomalías congénitas. Los estudios en animales no muestran efectos dañinos sobre el embarazo, el desarrollo embrionario o fetal, el parto o el desarrollo postnatal. Cuando la paciente planea su embarazo y durante el embarazo, se recomienda que la diabetes no debería ser tratada con metformina, sino debería usarse insulina para mantener los niveles de glicemia lo más cercano posible a lo normal, para reducir el riesgo de malformaciones del feto. Lactancia: No se recomienda amamantar durante el tratamiento con metformina. La metformina se excreta en la leche materna humana. No se observaron efectos adversos en lactantes recién nacidos / bebes. Sin embargo, se dispone de datos limitados. Debe tomarse una decisión sobre si se debe interrumpir la lactancia, teniendo en cuenta el beneficio de la lactancia materna y el riesgo potencial de efectos adversos en el niño. Capacidad para realizar tareas que requieren de juicio, habilidades motoras o cognitivas: Metformina en monoterapia no causa hipoglicemia y por lo tanto, no tiene efecto en la capacidad para manejar o utilizar maquinaria. Sin embargo, los pacientes deben ser advertidos del riesgo de hipoglicemia cuando metformina se utilice con otros agentes hipoglicemiantes (por ejemplo: sulfonilureas, insulina o meglitinidas).

Incompatibilidades.

No hay incompatibilidades conocidas con los comprimidos de Metformina Clorhidrato.

Conservación.

Almacenar en las condiciones indicadas en el estuche. Vida útil: Los productos farmacéuticos no deben usarse después de la fecha de caducidad indicada en el empaque. Instrucciones de uso y manejo: Ningún requerimiento especial.

Sobredosificación.

Síntomas y signos: No se ha detectado hipoglicemia con dosis de metformina de hasta 85 g, aunque sí ha ocurrido acidosis láctica en dichas circunstancias. Una alta sobredosis de metformina o riesgos concomitantes pueden causar acidosis láctica. Tratamiento: La acidosis láctica es una emergencia médica y debe ser tratada en un hospital. El método más efectivo para tratar la sobredosis es la hemodiálisis.

Presentación.

Comprimidos recubiertos.

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con OXEMET .

1