Medicamentos

REVIL JARABE - Laboratorio Tecnofarma

Laboratorio Tecnofarma Medicamento / Fármaco REVIL JARABE

Estimulante del apetito.

Composición.

Clorhidrato de Ciproheptadina 80. Vitaminas: Clorhidrato de tiamina, Fosfato sódico de riboflavina, Clorhidrato de piridoxina, Nicotinamida, Ácido ascórbico. Excipientes: Edetato disódico, Propilenglicol, Azúcar, Alcohol, Glicerina, Esencia de Piña, Agua purificada.

Farmacología.

La ciproheptadina tiene actividad antiserotonínica, antihistamínica y estimulante del apetito. Ha demostrado ser un eficaz antiprurito en dermatosis alérgica como no alérgica. Sus propiedades antiserotonínicas y antihistamínicas son especialmente deseables en los trastornos alérgicos. Mientras que otros antihistamínicos también pueden producir alivio satisfactorio, la ciproheptadina tiene la ventaja adicional en pacientes alérgicos no beneficiados por otros antihistamínicos debido a su efecto antiserotonínico. La asociación a Vitaminas es interesante como complemento en los estados nutricionales deficientes.

Indicaciones.

Estimulante del apetito.

Dosificación.

Vía de Administración:Oral. Posología recomendada: Para estimular el apetito:la dosis diaria de Ciproheptadina puede ser administrada en una sóla vez o eventualmente en varias tomas. La posología debe ser adaptada a cada caso en particular en función de la enfermedad y el resultado terapéutico. Nitros de 2 a 6 años:no más de 8 mg/día. Niños de 7 a 14 años:no más de 12 mg/ día. Adolescentes y adultos:una posología de 12 mg por día es habitualmente satisfactoria. Para estimular el apetito las dosis más fuertes no son útiles ni recomendables.

Contraindicaciones.

Se encuentra contraindicada, al igual que todos los anticolinérgicos periféricos en caso de glaucoma, de predisposición de retención de orina, de úlcera gastroduodenal estenosante o de obstrucción píloro-duodenal, de hipertrofia prostática con manifestaciones funcionales o de obstrucción del cuello vesical. Recién nacidos: No debe emplearse en recién nacidos o infantes prematuros. Durante la lactancia: Debido al alto riesgo de los antihistamínicos para los recién nacidos y prematuros, la terapia está contraindicada en el período de lactancia. No debe emplearse en casos de hipersensibilidad a la droga. No debe administrarse con inhibidores de la monoamino oxidasa.

Reacciones adversas.

Los efectos secundarios que se observan con mayor frecuencia son sedación y somnolencia.

Precauciones.

Este fármaco puede debilitar el estado de alerta de algunos pacientes. Será necesario evitar el manejo de automóviles y otras actividades que, por disminución del estado de alerta, pueden convertirse en peligrosos. La probabilidad de aparición de estados de aturdimiento, de sedación y de hipotensión combinados a los antihistamínicos es de mayor importancia en el anciano. Los enfermos que presentan inapetencia severa, deberán ser examinados cuidadosamente a fin de eliminar toda afección subyacente seria. Durante el embarazo:Úsese con precaución previa evaluación del paciente para medir los efectos benéficos del fármaco frente a los riesgos tanto para la madre como para el niño. También se ha observado sequedad bucal y de las mucosas, aturdimiento, nerviosismo, desfallecimiento, dolor de cabeza, náuseas, manifestaciones alérgicas de la piel como prurito, edema, agitación, confusión, alucinaciones, fatiga, excitación, trastornos de coordinación, insomnio, vómitos, dolor epigtástricos diarrea, visión borrosa, etc.

Interacciones.

Los inhibidores de la monoaminooxidasa prolongan e intensifican los efectos anticolinérgicos de los antihistamínicos. Se debe tener en cuenta su uso, en asociación con alcohol u otros depresores del S.N.C.

Sobredosificación.

Las reacciones vinculadas al exceso de dosis antihistamínicas pueden variar desde la depresión a la estimulación del sistema nervioso central sobre todo en los niños. Se pueden observar manifestaciones de tipo atropínico (sequedad en la boca, midriasis fija, reacción vasomotora, etc.), como también síntomas gastrointestinales. Si el enfermo está consciente y no vomita espontáneamente, se le debe hacer vomitar, la mejor forma de lograrlo es hacerle beber antes un vaso de agua. Es necesario tomar las precauciones necesarias para evitar que el vómito tome rutas equivocadas, especialmente en niños pequeños. Si el paciente es incapaz de vomitar, lo indicado es el lavado gástrico, este procedimiento se realiza mejor mediante el empleo de agua destilada isotónica o hipotónica en proporción 1:1.

Presentación.

Frascos con 120 ml de jarabe.

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con REVIL JARABE .

3